Diario de un encierro. Día XXXVII





La luz al final del túnel era roja. 


Veintidós años después, el número 23 sale nuevamente al rescate del baloncesto para traerlo de vuelta al “prime time”, a las portadas de los periódicos y al titular de nuestras agendas diarias. El documental The last dance, que podrá verse desde mañana a las 18:00 en España a través de Netflix es lo mejor que le ha pasado a nuestro deporte desde la llegada del coronavirus. Ojalá las expectativas no mediaticen la degustación del producto, como el tiempo ha ido pasando factura a los VHS que está reponiendo Teledeporte, algo que nunca sucederá con su majestad. 



Revisando cifras he podido comprobar que la etiqueta "Michael Jordan" ha sido la más utilizada para un jugador, hasta treinta y cuatro veces en los casi diez años de vida del blog. En ellas, básicamente, le daba las gracias por haber existido, llevando el juego a un nivel de refinamiento que no alcanzaban Bird y ni siquiera Magic, cuya estela siguió también en términos de popularidad, un aspecto al que también imprimió un sello distintivo, dando una nueva vuelta de tuerca a la explotación de la imagen y los patrocinios deportivos.

Sin embargo, tal vez porque decir Michael Jordan supone invocar uno de los lugares comunes por excelencia de la literatura sobre baloncesto, lo cierto es que apenas le he dedicado un par de entradas a su figura. La mayor parte de las veces lo relegué a roles secundarios para ilustrar los éxitos de sus entrenadores o la grandeza de sus rivales. También el mérito de sus compañeros, como en esta Crónica de un delirio a propósito de Scottie Pippen, o el duro camino de tratar de imitarlo, como en esta semblanza de Grant Hill: Ha nacido una estrella.

También fue protagonista, claro, de este artículo sobre David Thompson, su ídolo, en esta entrada que recuerdo con especial cariño, The Sweetheart of Tobacco Road, y de la reseña tras la lectura de Canastas sagradas, por supuesto. Solo un día lo convertí en protagonista, y tampoco en solitario, pues el contexto era el de un 19 de marzo, día del padre en España, aunque no en USA: En el nombre del padre.

En fin, si no he escrito más de Jordan es porque citarlo es casi motivo de herejía. Todos los homenajes hubieran sido merecidos pero redundantes. Cualquier posible debate, en mi opinión, una pérdida absoluta de tiempo. No sé qué nos contará el documental de Netflix, tal vez altere la visión de los más jóvenes acerca de una de esas leyendas que solo han podido ver en YouTube, pero muy mal que se le tiene que dar a Jordan este partido para que no siga siendo considerado el mejor jugador de baloncesto de la historia y, posiblemente, el deportista más influyente de todos los tiempos.



UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

1 comentarios:

FRedd dijo...

Quiero recomendar rápidamente DR NCUBE para un trabajo bien hecho por
curándome de la enfermedad de los herpes genitales que me han estado dando noche de insomnio. si quieres contactarlo, simplemente hazlo por correo electrónico drncube03@gmail.com o
llamar / whatsapp +2348155227532
también tiene #hierbas para
hiv / aids
cancerdisease
fibroid
diabetes ...

Publicar un comentario