De repente el último verano




Que me perdone Tennessee Williams, allá donde esté, si este post no está a la altura de la fantástica obra de teatro (llevada al cine por Joe Mankiewicz) de la que tomo prestado su título. No es una licencia, es más bien una necesidad y es que no tengo mejor manera de encabezar esta entrada dedicada al verano de 2010, al último verano previo al actual y en el que la progresión de Ricky Rubio pareció verse quebrantada.

Para el joven de El Masnou todo parecía ir cuesta abajo. Precoz en su debut profesional, en ser convocado con la selección y en ser el base titular de la misma, antes del verano de 2010 Ricky ya había conseguido una Eurocopa de la Fiba y una Copa del Rey con el DKV Joventut, otra copa y la Euroliga con el Regal Barcelona y una plata olímpica y un oro europeo con la selección absoluta. Por entonces ya había sido elegido en el número cinco del Draft (podía haber sido número 2 de no haber sido por el mal asesoramiento de Dan Fegan, su representante, que le llevó a despotricar sobre varias franquicias, entre ellas Memphis) de 2009 por un equipo que si bien no es el más atractivo de toda la NBA sí que ha apostado firmemente por el joven jugador.

Un 9de agosto de 2010 escribía en este mismo blog alabando las características de Ricky, un base que, nunca lo he ocultado, me encanta por su calidad innata y por ser el, para mí, mejor lanzador de contraataques de cuantos han nacido en nuestro país. Desde entonces, y a causa de su pobre actuación en el Mundial de Turquía tanto a Rubio como a mí nos empezaron a llover críticas, merecidas, por su juego y por mi confianza ciega. Lo cierto es que la lesión de Calderón le hizo jugar un rol para el que, con 19 años, no se encontraba preparado. Además, los entrenadores rivales empezaron a explotar su incapacidad para meter un tiro exterior ordenando a sus defensores pasar de tercero en los bloqueos directos y centrarse en la defensa de las líneas de pase impidiendo a el de El Masnou desarrollar su mejor cualidad que no es otra que la de repartir juego a uno y otro lado de la cancha, a exteriores e interiores, a ritmo lento y, sobre todo, a cien por hora.

Si George Bernard Shaw ironizó al definir la juventud como una enfermedad que se cura con los años yo le rogaría a Ricky Rubio que cuadrara el círculo para que su madurez se lleve todos esos virus propios de los prepúberes (gestos de cara a la galería, defensa en exceso agresiva, tiro exterior deficiente,...) manteniendo en su mirada la inocencia del niño que todos llevamos dentro. Quiero que siga lanzando contraataques a cien por hora, siendo agresivo en la defensa sobre balón, preciso en el pase a los aleros e inteligente a la hora de leer las ayudas. Ése es el Ricky Rubio al que con mayor o menor fortuna compararon los medios americanos con Maravich y Havlicek. Ése es el niño que descubrió Aíto, que casi nos conduce al oro de Pekín y que sí consiguió, en cambio, dominar la final de la Euroliga de 2010 frente al Olympiakos de Papaloukas.

Regresemos al último verano. Al cómo la carrera de Ricky Rubio hacia el estrellato se detuvo de repente. Qué decir de su temporada con un Barcelona que logró el doblete para muchos a pesar de Ricky. Lo cierto es que Víctor Sada ha sido mucho más útil para Xavi Pascual al darle al equipo lo que necesitaba: defensa, rebote y juego ordenado. Y no se trata de exculpar al "6" de la selección por su año más que mediocre, se trata de argumentar que el sistema de juego del Regal Barcelona no le ha favorecido en absoluto.

Decía Aíto García Reneses hablando de su antiguo discípulo que éste necesita un esquema de equipo muy concreto con buenos tiradores y con gente que corra bien el campo (podéis leer aquí la entrevista en el blog de un amigo). Y esto con un escolta como Navarro que marca (con motivos) los sistemas del equipo, unos aleros bastante individualistas y no especialmente buenos tiradores después de bloqueo (Anderson o Mickeal) y con unos interiores que salvo Vázquez no corren especialmente bien la cancha no se ha cumplido. Y esto puede sonar a echar balones fuera, es cierto, pero es sólo una explicación plausible de lo que ha podido ocurrir para que una progresión que parecía incorruptible se haya visto frenada en seco.

En el ocaso de un nuevo verano, con un rol distinto y con un año más de experiencia Ricky Rubio tiene ante sí una oportunidad única para devolvernos la fe a quienes siempre le seguimos. Serán el tiempo, y los partidos, los que determinen si el del año pasado fue un verano de los que llegan y se van de repente sin dejar mácula o si, en cambio, su pésimo mundial antesala de una no menos tétrica temporada, marcará para siempre su carrera profesional. ¿Qué opináis vosotros?

Me despido animándonos a participar de la liga privada del blog del Supermanager Eurobasket. Para ello deberéis crear uno o varios equipos e inscribirlos en la liga "Individual o Zona" con contraseña "billrussell" (sin comillas). ¡Os espero!

UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

9 comentarios:

Juan José Nieto dijo...

Por cierto, os recomiendo participar de la liga privada de un blog amigo que tiene muy buena pinta:

Liga: El Blog de JordanyPippen
Contraseña: jordanypippen

Anónimo dijo...

Ricky el año pasado tenia mucha responsablidad y estaba muy vigiado.
Yo pienso que en el roll de base suplente en la seleccion es donde mejor juega , como revolucionador del partido.

Anónimo dijo...

Cuando he visto de que iba el post he pensado que me iba a tocar repartir a diestro y siniestro, pero ya veo que no. Estoy de acuerdo contigo, en el Barça, y posiblemente en Europa, no hay sitio para un jugador como Ricky Rubio. Si bien será cierto que no toda la culpa la han tenido un exceso de responsabilidad y de expectativas, unos esquemas desfavorables, unos compañeros con las características que mencionas y un juego, en general, hecho para “otra cosa” (ojo que me gusta el baloncesto que se hace en Europa, no tanto como la NBA, que es más espectacular, pero me gusta mucho), creo que Ricky, pese al mal año, culpa suya también, triunfará en la NBA. Me arriesgo a vaticinarlo (para algunos que piensen como yo posiblemente no será un riesgo): será All – Star y muchos años.
Ahora mismo sólo hay un base español mejor que él (y Ricky tiene 20 añitos, cumplirá 21 en Octubre) que es Calderón (30 años en Septiembre). Y no por talento, por experiencia y tiro exterior. Y eso que estamos hablando de que Calderón es un base de la clase media de la NBA si le respetan las lesiones (entre las dos últimas temporadas, aprox.: 11 puntos, 6 asistencias 49% tiros de campo, 39% triples, en 30 minutos.)
Ricky debe mejorar su tiro, “echar cuerpo” y adaptarse a la NBA. Mejorar sus penetraciones a canasta (no sé qué le ha pasado pero ya no las hace igual de bien). Porque lo importante lo tiene: talento a raudales y una muy, pero que muy buena defensa (no sé si ha sido líder de la Euroliga en varias ocasiones en este apartado, por robos de balón).
Esta es mi opinión.

Buen post Juanjo, como siempre. Ya estoy en la liga privada que has montado, espero poder seguirla y ganarla, claro, jajajajaja.

Dani Legend

JordanyPippen dijo...

Juan José gracias amigo!!!
Nunca fui devoto de Ricky Rubio, es más, me alegre enormemente cdo no fichó por el R. Madrid. Me parecía una barbaridad pagar esa cantidad: 3,6 kilos por un jugador que no marcaba diferencias, y aún no lo hace... ¿en un futuro ? ya veremos.
La historia de Ricky en el Barça, puede volver a repetirse con Huertas. Los esquemas del Barça estan hechos para que el base suba la pelota y se la entregue a Navarro, y a molestar lo menos posible.
Si Ricky quiere progresar y alcanzar el nivel de estrella (ahora mismo no lo es, para la prensa si), tiene que sacudirse la campaña de marketing que tiene montada a su alrededor y trabajar de verdad... ¿veremos en Ricky el mismo caso que con Rguez? que por volar precipitamente y muy joven a la NBA suba un retroceso en su progresión. Solo tiempo podrá contestar a esa pregunta.
Estoy con vosotros, sin la presión de ser titular podrá jugar mas suelto. Por cierto en la derrota contra Lituania, me gustó como jugó.

Salu2!!!

Anónimo dijo...

Otro que se vendió a la galería.

ivan Mcgrady dijo...

buenas a todos os escribo desde london no he pododo leer mucho tu blogg juanjo pk he andao bastante liado buscando curro y tal se k no tiene mucho k ver con este tema pero era para comentaros k aki las pachangas son algo surrealistas hay filipinos chinos negros un poco d todo ,tb hay algun k otro español polacos en fin d todo,aki se juega bastante duro casi no se pitan faltas y es plan juan palomo total,lo de pasar y cortar o el blokeo indirecto no lo tienen muy controlao jeje ,pero bueno para echar la tarde bien jeje aunque prefiero mil veces salas bajas en sus tiempos buenos o el diputacion,bueno ya nos veremos en sala cuando vuelva k no se cuando sera pk en principio empezare a currar en una tienda d deportes n la k por cierto l basket no existe pero bueno s londres s normal, un saludo a todos m acuero bastante d vosotros cuando juego aki cuidaros escribire por aki cuando pueda un abrazo para todos

Charlie dijo...

Quizás Ricky se equivocó al no irse a la NBA tras dejar la Penya; quizás equivocó el destino, puede que debierá seguir a Aito a Malaga. Quizás perdió la frescura con la madurez o quizás es uno más de los que se quedó en el camino. Personalmente creo que es un jugador diferente, lo cual no es garantía de éxito en el baloncesto moderno, en el que se tiende a repetir modelos de jugadores. El tiempo lo dirá.

Un saludo!!!

Juan José Nieto dijo...

Gracias a todos por los comentarios.

Rogaría a los anónimos que firmarais vuestros comentarios para poder dirigirme a vosotros por vuestros nombres o apodos.

Estoy contigo Dani en que los sistemas de juego del Barcelona y el concepto de baloncesto que se lleva en Europa no le favorecen. En cuanto a lo de su defensa... Es un buen ladrón, pero debe mejorar mucho en mantenerse siempre entre el balón y la canasta puesto que a veces le rebasan con demasiada facilidad.

Probablemente, JordanyPippen, tienes razón cuando dices que era una barbaridad pagar lo que se pagó por Ricky. Y sí, tiene mucho que mejorar si quiere que su carrera no se parezca a la del Chacho, aunque creo que es mucho más jugador que Sergio.

Iván, está bien que nos comentes cómo se vive el baloncesto en un país donde el fútbol y el rugby lo acaparan casi todo. Suerte contra esos filipinos.

Charlie, en su momento también creía que lo mejor que podía haber hecho es haberse ido inmediatamente a la NBA. Que es un jugador diferente es un hecho. Y como dices no es garantía de nada. Pero creo que el baloncesto americano le permitirá sacar todo su potencial.

Muchas gracias a todos.

Explorador dijo...

Soy pro-Ricky, pro-cadajugadorqueescapazdeofreceralgodistinto. Me gusta verle jugar, más allá de esquemas y táctica. Irradia naturalidad.Y espero que nos pueda dar la razón. Su problema es la exigencia que crece siempre. Pero si un tío que dirige al campeón de Euroliga con 18 añitos no es bueno...

Pero tampoco debe dormirse en los laureles, obviamente. Nadie. Nunca.

Un abrazo, nos vemos en un rato, espero :)

Publicar un comentario