De ilustre salón a humilde cantina




Será que soy un romántico y que me emociono cada vez que veo Casablanca. Es verdad. Aun así no alcanzaré nunca a comprender cómo es posible que lo que debería ser un espacio exclusivo para las figuras más rutilantes de la historia del baloncesto esté pareciéndose cada vez más a una cantina perdida en cualquier lugar del salvaje oeste americano en la que cualquier pistolero hace su aparición revólver en mano y pidiendo a gritos un whisky.

Esta noche, en el Salón de la Fama de Springfield se va a graduar una de las peores promociones de todos los tiempos plagada de artistas del copieteo, voceros de última fila y asiduos de los pasillos. Quizá esté exagerando al intentar defender la idea de que este presunto salón de la fama, reconvertido a inmunda tasca por la falta de cuidado de sus gerentes, debería ser una especie de último homenaje al alcance de muy pocos. De los mejores.

Os presento la promoción de 2011, compuesta por muchos miembros a los que se le negó la entrada en el pasado. Para que os hagáis una idea algunos han presentado su candidatura más veces que Mariano Rajoy y el premio de hoy huele, más bien atufa, a consuelo de perdedores. Ojo, algunos han sido estrellas de sus equipos, figuras de la ABA o auténticos ingenieros de sistemas que han sido la base de numerosos equipos ganadores. Sin embargo, muy pocos podrían ser protagonistas de la pregunta de un trivial sobre conocimientos generales porque los nombres del resto sólo están al alcance de unos pocos entendidos. Es más, sería algo así como que la versión australiana de este juego incluyera una cuestión sobre Rosi de Palma en el apartado de espectáculos.

Quizá el mejor, estadísticamente, de toda esta lista sea Artis Gilmore, figura de la ABA y número 1 del Draft de dispersión de 1976 toda vez que la ABA cerrara sus puertas. Gilmore te aseguraba un doble doble cada noche a base de rebotes ofensivos y ganchos con ambas manos. Sin embargo, su carrera no fue más allá de la de un triste satélite eclipsado por estrellas del nivel de Kareem Abdul Jabbar, Bill Walton o Moses Malone. No fue Artis, precisamente, uno de los obsequiados con el secreto de la victoria que custodiaba Bill Russell. Sírvale como consuelo su título de la ABA al mando de los Kentucky Colonels. Apréciese, eso es cierto, su sentido del humor al afirmar que optó por la ABA porque le gustaban los colores (azul, blanco y rojo) del balón (más bien porque inexplicablemente fue elegido en el puesto 117 de aquel draft. Tal vez fueran conocidas con antelación sus intenciones de no jugar en la NBA para hacerlo en la ABA). Sus números en esa otra liga fueron buenos, pero me niego a hacer una valoración sobre los mismos porque en mi opinión aquélla no pasó de ser una liga de exhibición. 



También fue un buen jugador Chris Mullin, "la chaqueta metálica" como le apodaría Andrés Montes en honor a la famosa producción de Stanley Kubrick. Si en su período como universitario se ganó una merecida fama de tirador gracias a una de las manos izquierdas más prodigiosas que se han conocido, durante su periplo en la NBA destacó no sólo por su tiro exterior, sino también por su inteligencia y su físico. Muchos hablarían de él como de un jugador negro en el cuerpo de un blanco. Sus veloces manos le convirtieron en un magnífico defensor sobre balón. Sin embargo, si quieren que les sea sinceros, si Chris Mullin ya está en el salón de la fama, Manu Ginobili ya debería tener su invitación para dentro de muy poco tiempo. Y no es por comparar, pero creo que el zurdo argentino está bastante por encima de este esforzado jugador al que ayudó mucho su presencia en el Dream Team del 92. 



Dennis Rodman es el malote de la clase y un jugador que tuvo un gran impacto en todos los equipos en los que jugó. El "gusano" siempre supo cómo ayudar a sus equipos a ganar y es ése, precisamente, su principal aval. Sin embargo, y a pesar de su popularidad, no tenía yo catalogado el Hall of Fame como un refugio para especialistas defensivos y reboteadores a los que se les podía conceder tres metros al defenderles. 


Pobre Arvydas Sabonis. Qué pinta él en este guirigay. El mejor pívot del baloncesto FIBA llegó tarde y lesionado a la NBA. En Portland realizó temporadas más que notables siendo elegido segundo mejor sexto hombre y segundo mejor rookie del año. Sin embargo, todos sabemos que el Sabonis de los ochenta hubiera podido dominar perfectamente la liga (si no mirad en el vídeo cómo machacaba los aros). Está bien que se le reconozca su papel en la NBA, pero objetivamente sus mejores años los había desarrollado en Europa. Dicen de él que fue el mejor pívot pasador de la historia. Me salen otros nombres, pero no seré yo quien lo discuta.



De Tom Sanders no puedo hablar mal, por ser un honrado trabajador, un fenomenal defensor y, obviamente, por ser un Celtic. Sin embargo, si Tom Sanders entra en el Hall of Fame creo Bruce Bowen puede ir arreglando su mejor traje para entrar en cualquier otra promoción y aquello sí que sería una puñalada mortal para la integridad moral de esta institución. Afirman, los que defienden la elección del antiguo jugador de los Celtics, que su aportación al baloncesto va mucho más allá de lo que ofreció en su día sobre el parqué. Y es cierto. Tom Sanders ha colaborado activamente en los programas de transición organizados para los rookies y también en el comité de veteranos de la liga. En fin, creo que sería más justo que le dieran un Nóbel de la Paz (que últimamente los regalan) a que entre a formar parte del Salón de la Fama de Springfield. 

Tex Winter es famoso por el diseño del triángulo ofensivo, un sistema que sólo funciona si en uno de los vértices están Michael Jordan o Kobe Bryant. Asistente de Phil Jackson en nueve de los once anillos que ha conseguido éste y antiguo entrenador principal de Kansas State Winter, es sin duda, una referencia en el mundillo. Venga Tex, a ti no te pongo pegas, aunque sólo sea para que NBA.COM titule "Winter reigns in summer".

De Herb Magee (máximo número de victorias como entrenador de una universidad... de la segunda división), Reece Tatum (ex jugador de baseball y posterior miembro de los Payasos de la Tele, perdón, de los Harlem Globbetrotters), Tara VanDerveer (dos títulos universitarios entrenando al equipo femenino de Stanford) y de Teresa Edwards (cuatro oros y un bronce olímpico) no puedo hablar porque no tenía el placer de conocerles. Seguramente todas sus elecciones sean merecidas, pero este salón debería seleccionar más y mejor a sus premiados para que no se convierta en un lugar de culto para auténticos freaks del baloncesto y no sólo para los buenos aficionados. 

UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

17 comentarios:

LaFura dijo...

Lo siento amigo. Esta vez no estamos de acuerdo.

Lo que me parece injusto, no es que Altis Gilmore entre ahora, sino que no lo hubiese hecho muchísimo antes.
Dos desgracias tubo el bueno de A. Gilmore en su carrera, o mejor dicho, tres.

Coincidir en espacio y tiempo con K. Abdul-Jabbar, lo que le resto, en aquella época, el protagonismo que merecía un pivot de su calidad y características.

Pertenecer a equipos perdederos como los Bulls o Spurs de aquellos tiempos. Rodeado siempre de medianías y de un entorno competitivo que dejaba muchísimo que desear.

Y lo peor. Haber nacido Chipley, una pobre aldea de Florida.

Mientras otros tenían un contexto mediatico y el escaparate perfecto que ofrecían las grandes urbes, Artis se tuvo que conformar con la insignificante Universidad de Gardner-Webb.
Esto posiblemente le cerró de entrada las puertas de la NBA, pero solo en un principio. Pues no entro “llamando a la puerta”, sino más bien “dándole un patadón” como muy bien reflejan sus 18´6 p. 13 r. 2’5 tap. 2’4 as. y un magnifico 52% en tiros de campo (donde es uno de los mejores de toda la historia de la NBA).

Eso si, títulos muy poquitos, no se puede negar y si este ha de ser el baremo de medir, los títulos, pues igual no se lo merece.
Pero yo me quedo con lo que escribió sobre él uno de los más reputados periodistas de aquella NBA.
“Gilmore pudo haber sido uno de los pivots más dominantes de toda la historia de la NBA y debió conformarse con jugar casi en el anonimato a lo largo de dos décadas.
Fue uno de los mejores pero no tuvo suerte”.

Un saludo.

Juan José Nieto dijo...

Sabía que me metía en un fregado con algunos nombres y que algunos más saltarán en defensa de Mullin o Rodman.

De Gilmore he leído de todo y es cierto, como dices, que muchos le consideran uno de los jugadores más infravalorados de la historia. Más allá de eso y de jugar en franquicias recién nacidas como eran los Bulls y los Spurs a caballo de los 70 y de los 80 para mí Gilmore fue sólo el cuarto mejor pívot de su generación por detrás de los que menciono en el artículo (Kareem, Walton a pesar de sus lesiones y Mo Malone). Para mí insufuciente para entrar en lo que debería ser un lugar mucho más restringido, pero por supuesto tardía habida cuenta de los nombres que ya forman parte de este inmenso (y pervertido en mi opinión) bazar.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo que los integrantes del Salon de la fama debía ser algo más exclusivo, pero ya sabes:esto es un negocio,.... y pensar que esté Dino Meneghin y que no esté Sabonis, me parece un poco ofensivo,...
Si las lesiones se lo hubieran permitido, podría estar entre los diez mejores pivots de la historia (NBA incluida), así que hay que valorar lo que ha hecho jugando "cojo".


Abrazos
Pablo (Bambu Legends)

JordanyPippen dijo...

Ha habido grandes jugadores a lo largo de este deporte, que han pasado sin pena ni gloria, entre comillas por no estar en el lugar perfecto en el momento justo. Y sin embargo, otros con menos talento si tuvieron la suerte de estar en el lugar perfecto.
¿Salón de la Fama? en los tiempos que corren todo se está desvirtuando de una manera muy exagerada. No creo mucho en ello, al igual que en los Oscars (creo que ambos casos, como en muchos otros, todo es politiqueo y muxos intereses de por medio)

¿Rodman? ¿Mullin? etc etc etc no seré yo quien discuta si deben o no estar.

Un saludo Juan José!!!

Fervivaelbasket dijo...

Si van a bajar tanto el nivel del salón de la fama que vayan preparando las camisetas de Lakers y Celtics de 3 dígitos para dentro de 10 años, porque hay un alto número de jugadores que merecen tanto o más un salón de la fama que estos.
No digo que no merezcan un homenaje, pero para gente de 2ª fila deberia crearse una especie de "sótano de la fama," con menos honores, y desde luego sin retirar su camiseta.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con Pablo. Lo que hizo Sabonis cojo fue algo aboslutamente maravilloso, digno de las mejores alabanzas. Al alcance de nadie.

Rodman fue una de las piezas claves de aquellos Chicago Bulls, sin duda ninguna.Merecido su nombre en el Hall. Creo que quien piense que ser un excelente jugador de baloncesto es aquel que anota únicamente, le queda mucho por aprender de este deporte. Se puede ser un maravilloso jugador de baloncesto sin grandes cualidades anotadoras o pasadoras.
¿Acaso no puede ser un enorme futbolista un defensa o incluso un portero???????

Anónimo dijo...

Por cierto, en 35 años que llevo viendo baloncesto, sin lugar a dudas, Sabonis el mejor pasador que mis ojos han visto.

Fervivaelbasket dijo...

Que manía tiene la gente de suponer cosas.
Aquí nadie a dicho que la defensa no sea importante en el baloncesto, simplemente que el salón de la fama debiera ser un poco más privado, únicamente para verdaderos maestros de este deporte.
A Rodman con el nivel actual del salón de la fama es imposible discutirlo,ha conseguido de todo,en diferentes equipo, y siendo pieza clave.
Mullin tiene unos números impresionantes y tenía una muñeca prodigiosa, pero siempre me ha parecido el típico jugador que aportaba menos de lo que sus estadísticas indican...A pesar de que me parecen bastante inferiores a Mullin, me temo que esto abre las puestas del salón a los Iverson o McGrady de turno, y personalmente eso no me hace gracia.
A Gilmore no lo conocía, asi que no puedo opinar al respecto.
...Y que decir del gran Sabas. Me jode mucho pensar así porque enpecé a seguir el baloncesto gracias a el madrid de Joe y él, y me parece que hubiese sido merecedor de pleno derecho del Salón de la fama de haber empezado a jugar en la NBA en sus años mozos, pero creo que no es suficiente lo que hizo en Porland para entrar en un club que se supone "selecto". Hizo grandes temporadas, pero el Hall of fame debieran ser palabras mayores.
...Hasta aquí más o menos bien, pero la inclusión de Tom Sanders me parece de risa pese a todo lo que haya colaborado con la NBA. Si Sanders entra, te puedo mencionar unos 100 jugadores actuales que merecen entrar en el Hall of fame.

Mirandolo por el lado positivo, con este nivel, la inclusión de Pau en el Salón de la fama debiera ser más que segura.

Juan José Nieto dijo...

Por partes y dejando claro que me está gustando mucho el debate surgido y que vaya tomando color la encuesta sobre los mejores pívots de siempre.

En realidad todo depende de lo que consideremos que debe ser un "Salón de la Fama". Si deben entrar los buenos anotadores Mullin (también Joe Johnson o Michael Redd según este criterio) debería estar. Si deben estar los especialistas defensivos de máximo nivel Rodman debería estar (también Ben Wallace o Bruce Bowen) y así podíamos hacer con todos. Es decir, creo que hay un superávit de miembros en lo que debería ser una institución más elitista bajo mi humilde criterio.

@Fer, Allen Iverson, mal que nos pese a algunos más puristas es un fijo en el Hall of Fame por lo que logró (MVP 2001, varios títulos de anotación) a pesar de su estatura. McGrady creo que nunca lo será por lo inconsistente (lesiones) de su carrera.

Para los que pensáis que no valoro en su justa medida a Sabonis creo que hay frases en el post que muestran que simplemente opino que es el lugar equivocado para rendirle un homenaje. Sabonis es junto a Petrovic la mayor figura del baloncesto FIBA, pero por circunstancias llegó tarde a la NBA y sus siete temporadas no superan, por ejemplo, a las trece o catorce de Divac a quien coloco también como uno de los mejores pívots pasadores de todos los tiempos junto también a Chris Webber.

Y sí, creo que no habrá duda alguna de que un 20-9 con dos anillos y varias presencias en el All Star será un fijo de esta institución, más aún cuando quieren que Yao Ming entre en futuras promociones.

En fin, que siga el debate. Muchas gracias a todos.

Fervivaelbasket dijo...

Pues si Yao Ming entra en el Salón de la fama sólo puedo pensar que en la NBA son unos vendidos, xq si este tío fuese Dominicano en 2 años no se acordaba de él ni Dios.Pero claro, hay mucho chino en China.
Además esto elimina completamente la teoría de las lesiones de Mcgrady, xq más lesionado que Yao no lo ha habido actualmente (Aunque Greg Oden puede batirlo facilmente).

Anónimo dijo...

¿Divac mejor pasador que Sabonis?Me parece Juanjo que tus 25 años te traicionan.Yo he visto jugar a ambos durante muchos años y, créeme, Sabonis lo supera.

¿Es en serio o es una broma que me estés comparando a Dennis "5 anillos" Rodman con Ben Wallace????? O es que los títulos ya no cuentan? Si lo dices para crear un debate, lo acepto, pero como afirmación con rigor , totalmente inaceptable, en mi opinión claro está.

Anónimo dijo...

Con 7 años en la NBA es suficiente para catalogar a un jugador con Hall of Fame.Otra cosa es que lo merezca. Es un periodo de tiempo más que considerable para compribar sus virtudes y sus defectos. Lo digo por Sabonis.

Sinceramente, me entristece comprobar como no se sitúa a sabonis en su justo lugar. En españa siempre hemos pecado de esto. LLevamos a los altares a cualquier mediocridad extranjera y al producto de aquí (léase Europa) lo desmerecemos.

Un jugador como Sabonis nacido en Estados Unidos hubiera sido totalmente considerado.Aquí le cuestionamos que si pasa, que si 7 años NBA son pocos, que si los mejores años fueron aquí o allá. Me entristece.

Juan José Nieto dijo...

De Sabonis digo que es difícil de medir hasta qué punto podría haber dominado la NBA porque no jugó allí en plenitud de condiciones. Aun así logró realizar siete temporadas muy dignas en las que desplegó su gran talento. Para mí, por números y por la actuación de unos Blazers muy por debajo de su potencial, Sabonis no debería estar en el Hall of Fame de la NBA lo que no quita que sea el mejor cinco nacido en Europa y que sea un indiscutible en el Hall of Fame de la FIBA.

En cuanto a lo de Rodman y Wallace hay que decir que Big Ben ganó un anillo, jugó otra final y otras dos finales de Conferencia siendo nombrado cuatro veces mejor jugador defensivo de la liga y dominando desde sus 2,06 m (con tacones) en dos ocasiones los rebotes y los tapones en la competición. No son cinco anillos, pero no estuvo nada mal.

Y sí Fer, lo de Yao Ming me parece exagerado.

Anónimo dijo...

Otro tema interesante a debatir es el de la estatura, que se menciona tanto en este blog.

Ben Wallace y sus 2,06 son suficientes para liderar cualquier estadística.Dennis Rodman era un 2,03 (con plataformas, si me permites la expresión, Juanjo)) y ni le resta ni le añade méritos.

Anónimo dijo...

Rodman, siete veces mayor reboteador de la NBA. Con esto se termina el debate

Juan José Nieto dijo...

Está bien, Rodman fue mejor que Ben Wallace. Pero ésa no es ninguna sorpresa. Sólo digo que si premiamos a los especialistas defensivos pueden empezar por Rodman, pero tendrán que seguir por algún otro...

Anónimo dijo...

Te doy la razón totalmente. Creo que hay que ser cauteloso en ese asunto.Alguno está bien, pero con precaución.

Publicar un comentario