La silla está que arde




15 de marzo. Fecha marcada en el calendario de todos los General Managers de la NBA. Finaliza el período de traspasos y muchos nombres están sobre la mesa. Los rumores se disparan y, aunque pocos se materializarán finalmente, el ambiente está muy caldeado.

Si hay un hombre con la maleta bien preparada y a punto de cerrar, ése es Pau Gasol. El 16 de los Lakers ha sido traspasado a los Hornets, a los Rockets, a los Celtics e, incluso, a los Magic casi tantas veces como partidos se han disputado durante la temporada. Aun así, y pese a los pocos balones que recibe, el de Sant Boi, haciendo gala de una profesionalidad intachable, se mueve en los números de siempre (un par de puntos menos de media por partido). Sigo soñando con que acabe en los Bulls, pero después de ver la exhibición que dieron los de Chicago al vencer a Miami sin Derrick Rose no apostaría por este traspaso. Los de Thibodeau son peores que los Heat nombre por nombre, pero su maquinaria, perfectamente engrasada, les permite luchar de tú a tú contra los chicos de Lebron y Wade. Por lo tanto, parece imposible que en las oficinas de Chicago se planteen un movimiento que pudiera acabar con la química que reina en el vestuario.

Caliente, también, está la silla de Carmelo Anthony. Su lenguaje corporal le delata. No está contento en los Knicks y éstos, si surge una buena oportunidad, no dudarían en buscarle un sitio en otro equipo. Carmelo ha ganado todo lo que podía ganar en su carrera, es decir, una final universitaria. Desde su llegada a la liga su juego apenas sí ha mejorado y su conocimiento del mismo sigue estancado. Anthony es un jugador para hacer números y caer eliminado a las primeras de cambio en playoffs. Un McGrady de la vida sin la capacidad que tenía éste para llenar pabellones. Siento no poder disimular lo poco que me gusta el juego del neoyorquino de ascendencia portorriqueña, pero es que no hay mejor lugar para disfrutar del baloncesto que el Madison y él no lo ha sabido apreciar.

Parece ser que Michael Beasley podría llegar a los Lakers en un triple traspaso que llevaría a Blake a Portland y a Jamal Crawford a Minnesota. Con el alero, ex de Kansas State, los Lakers ganan talento y egocentrismo a partes iguales. Beasley es de la misma escuela que Carmelo, un genio echado a perder. Con su primer paso, su mano izquierda y su capacidad para el reverso, lo normal es que fuera a la línea de tiros libres una media de diez veces por encuentro. Pero no, no le busquen por ahí. Háganlo en la línea de tres evitando cualquier posible contacto. Quizá la posibilidad real de ganar un anillo pueda transformar su juego, pero yo tengo mis dudas.

Toda vez que Howard parece haber aceptado la opción de ampliar un año más su contrato con los Magic, y habiéndose confirmado el traspaso que lleva a Bogut a Golden State (junto a Stephen Jackson a cambio de Monta Ellis, Epke Udoh y Kwame Brown), el último hombre grande en el mercado es el nacionalizado alemán, Chris Kaman. Numerosos equipos están apostando por él y podrían ser los Celtics quienes se hagan con sus servicios a cambio de alguna de sus jóvenes promesas (Jajuan Johnson, Avery Bradley o Etwaun Moore). Lo cierto es que Danny Ainge, General Manager de Boston, está obligado a mover el mercado después de que se conociera que Chris Wilcox ha de pasar por quirófano para una operación de corazón, la segunda en lo que va de año para unos Celtics gafados por una especie de maldición.

La experiencia nos dice que se sucederán los traspasos y que algunos pueden dejarnos con la boca abierta. Todo habrá acabado a las 8 de la tarde hora española. Será entonces cuando, a falta de unos pocos flecos, conoceremos las plantillas que se disputarán el anillo a partir de la última semana de abril.

Mientras tanto, y a falta de que los rumores se hagan realidad, la gran noticia de la liga pasa por la destitución de un Mike D´Antoni que no ha sabido encajar las piezas de un puzzle, el de los Knicks, que contaba, a priori, con todo lo necesario (salvo Carmelo) para optar al máximo galardón. Mike Woodson tomará las riendas hasta final de temporada y ya empiezan a sonar nombres para ocupar uno de los banquillos más codiciados de la NBA. Sin duda, el más atractivo, el de Phil Jackson. ¿O acaso no sería divertido ver al Maestro Zen dirigiendo al equipo con el que consiguió sus mayores éxitos como jugador?

Por cierto, el mismo día en que la locura de los despachos toca a su fin, empezará otro tipo de locura, el del torneo final de la NCAA. Ya conocemos, después de que se disputasen los cuatro enfrentamientos de primera ronda, el nombre de los 64 equipos. Obama dice que ganará North Carolina (ver imagen), los románticos sueñan con Mizzouri. Los apostantes de Las Vegas lo tienen claro: Kentucky, Syracuse o North Carolina. Yo me juego el honor por Austin Rivers, Seth Curry y Coach K. Por un valor seguro. Duke.  



UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

1 comentarios:

Javier Palao dijo...

Va a ser un día emocionante. Estoy de acuerdo con todas tus reflexiones.

Ojalá Zen Jackson aterrice en NY, haya un traspaso de carmelo por un escolta/alero de garantías tipo Tony Allen o Ariza que permita convertir a NY en un equipo algo más defensivo para optar a lo más alto. Creo que daría un poco de emoción a la liga y sin duda un merecido lugar a la franquicia que por culpa (bendita culpa) de Jordan nunca pudo conseguir un anillo con PAT EWING (que para mi, fue el mejor pívot de los 90).

Eso sí, pobre el equipo que reciba a MELO....

Por otro lado deseo la salida de Gasol y la llegada de Kaman a Boston para mejorar la liga. Creo que Beasley mejorará LAL haciendo de ODOM, pero necesitarán 2 balones Kobe y él. Por otro lado si sale Pau lo tienen crudo para optar a nada. Así que Kobe hará records individuales hasta que se retire.

Finalmente creo que tal y como está Chicago, mejor que no se muevan. Miami hace aguas día a día. Lebron es incapaz de rematar un solo partido, Wade está achicado por culpa del protagonismo excesivo que le concede Spoelstra a LeBron (que me parece lamentable). Bosh es inestable, y el resto de la plantilla no cuenta para el equipo, solo recogen los balones sobrantes y los rebotes del "Big" 3.

Queda ver si OKC con su sistema Monográfico es capaz de superar al juego de equipo de conjutos serios como SPURS, MEMPHIS, 76ers o INDIANA, ya que el juego de Brooks de ahora se la tira Westbrook, ahora Durant, ahora Harden y el resto a mirar durante 48m, puede funcionar en temporada regular, pero en Playoff puede resultar fácil de defender si no fuera por el talento desmedido del tridente.

A ver que tal se da la tarde del deadline!!

Abrazos!

Publicar un comentario