Ante la mirada de Sabonis




Cuidado. No se ha ganado el Eurobasket. Lo podría parecer cuando nos fuimos al descanso tras anotar sesenta y dos puntos gracias a una actuación coral de todo el equipo con los exteriores encestando desde el perímetro, con nuestros pívots captando la atención de los lituanos y con nuestra defensa, muy agresiva en líneas de pase, provocando malos tiros y cerrando bien el rebote para poder anotar al contraataque.

Sin embargo, dejadme que me recree en lo que acabamos de ver, en la mejor primera parte que se le recuerda a esta selección junto a la de la final del Mundial. En ese Calderón al timón sabiendo cuándo correr, cuándo pasar, cuándo tirar, cuándo parar una transición del equipo contrario con una falta táctica en medio campo,... Dejadme que os recuerde esas jugadas que empezaban en un lado y acababan por ese mismo lado, tres inversiones mediante, esos contraataques de manual con las calles perfectamente definidas y finalizadas por el tráiler, esas combinaciones entre pívots, esas penetraciones que colapsaron la zona y que finalizaron con un pase al perímetro.

Pero claro, todo esto sin el acierto necesario hubiera quedado en agua de borrajas. Sin los triples de Navarro, Rudy, Gasol o Llul ese desplazamiento de balón hubiera resultado estéril, semejante al de un equipo de balonmano que consigue siempre lanzar delante del portero, pero no mete ningún gol.

Seamos también autocríticos. Hubo momentos de relajación, canastas debajo del aro por malos balances defensivos. La selección de tiro no fue siempre la mejor con Navarro asumiendo tiros que hubiera firmado (y anotado) Michael Jordan e Ibaka no pudo entrar en el partido por una mezcla de inocencia y persecución arbitral que le cargó con tres faltas. Por otro lado, nuestro planteamiento defensivo pensado para cerrar la canasta posibilitó un alto porcentaje de tiro exterior de los lituanos.

Durante el tercer cuarto pareció éste uno de esos partidos en los que aun ganando de veinte parece que vas perdiendo porque la grada aprieta y porque es muy difícil seguir concentrados y sin mirar al marcador. Precisamente éste mediatizó todo lo ocurrido en una segunda mitad más igualada en la que Pau Gasol fue ganando poco a poco protagonismo hasta que se fue al banquillo y los lituanos apañaron un digno resultado.

Y es que faltan adjetivos y sobran ocasiones para hablar de Pau Gasol. Hoy, ante la mirada de uno de los mejores jugadores que han pisado (y dominado) una zona el mayor de la saga ha dado un recital de inteligencia y facultades, de aptitudes y actitud, de ataque y de defensa. Cuántos partidos dominó en su día Sabonis sin necesidad de anotar demasiado, simplemente repartiendo juego y acaparando la vigilancia de los rivales haciendo más sencilla la vida de sus compañeros.

En definitiva una demostración de poder, un triunfo venciendo y convenciendo, despejando dudas y alimentando esperanzas. Pero termino como empecé. No hemos ganado el Eurobasket. A lo mejor Sabonis piensa lo contrario.

UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

3 comentarios:

JordanyPippen dijo...

Gran crónica Juanjo!!!

1º.- La mejor noticia el regreso de Calderón, estaba ausente.
2º.- Sin prisa pero sin pausa, Ibaka va poco a poco encontrando su sitio (esencial para cuando se avecine lo gordo).
3º.- Poca rotación, será un campeonato muy muy largo en caso de seguir jugando con 8 jugadores.
4º.- Ricky ya no las mete ni cuando el juego esta parado. Para cuando Ricky de 3º base?
5º.- Ojito todavía queda mucho, y con cuanta gasolina llegarán los titulares al final del campeonato.
6º.- Los últimos cuartos son siempre desastrosos, encajamos muchos puntos.

Un saludo!!!

César dijo...

Por el bien de Rycky esperemos que dure mucho el lockout porque sino se estrellará con cada una de las letras de la NBA. (S.Rodriguez2,"Este al menos las metia").

Juan José Nieto dijo...

Qué duro eres con el chico, César. Fíjate que yo creo que el juego de la NBA le irá mejor que el europeo...

Publicar un comentario