El final es el principio





No pudieron elegir una canción mejor los chicos de Digital Plus para despedir el último partido de los Lakers en esta temporada, el mismo que ha marcado el final del año 1 después de Phil y el que, con toda seguridad, ha representado el adiós de Pau Gasol a la franquicia que le rescató de Memphis para conducirle a luchar por la gloria. Atrás, en la carretera, quedaron todos estos años de éxitos y lucha, de sueños compartidos y planes que salieron a la perfección.

Probablemente los Lakers se encuentren en ese pozo que menciona la canción en el que gritar siempre es en vano. En ese infierno en el que nadie te escucha. Sobre todo Kobe, ese guerrero infatigable, ese amante del baloncesto al que en ocasiones le perdieron las formas, pero al que nunca le faltaron esas piezas imprescindibles de todo puzzle personal que son el deseo y la ambición.

No pienso diseccionar, de nuevo, el árbol desde la raíz. Ya lo hice en el pasado y creo que hoy no es el día para saltar sobre los rescoldos de un equipo que lo ha sido todo en el pasado lejano y reciente. Simplemente no era el año y los Thunder, jóvenes, físicos y talentosos, fueron demasiado para ellos.



Es habitual que el principio sea el comienzo del fin. También, desde otra óptica y perspectiva, podemos afirmar que el final es el principio de un nuevo comienzo. No, para los Lakers a los que les aguardan años de tribulación en la búsqueda de nuevas señas de identidad que no deben buscar ni en Bryant, por veterano, ni en Bynum, por inconsistente.

Hablaba de NBA y de la fantástica Final de Conferencia que se nos presenta. Los Thunder tratarán de consolidar ese cambio de guardia que llevan anunciando desde hace un par de temporadas tratando de alocar el partido imponiendo un ritmo frenético en el que el juego en transición sea más relevante de lo que suele ser habitual.

Los de Popovich, en cambio, buscarán que los partidos se jueguen en media cancha, al ritmo que quiere Duncan. No dudarán en doblar la defensa a Kevin Durant aun a riesgo de conceder tiros abiertos a Westbrook e, incluso, Harden. No descarten que Diaw coja a Perkins en el centro de la pista y le lleve a la línea para forzar a Brooks a sacar a su mejor jornalero del campo.

Será interesante ver el duelo entre Parker y Westbrook. El francés y el 0 de los Thunder son agudos puñales que, a pesar de su estatura, se alimentan sobre todo de puntos en la zona. Si Parker lo logra con virtuosismo, Westbrook lo hace quedándose colgado de la atmósfera del pabellón.

La aportación de los secundarios, el duelo Ginobili-Harden y la posibilidad de utilizar quintetos pequeños, serán otras de las claves que determinen el resultado final de una eliminatoria que promete llegar a los siete partidos. Sírvame el factor cancha para apostar por los Spurs. Bueno, el factor cancha y el método Popovich. 4-3 Spurs.

UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

2 comentarios:

Javier Palao dijo...

Hola,

Sin duda, estoy contigo, se presenta una final de conferencia apasionante, y casi un seguro campeón de la NBA para el que venza.

Mi apuesta es por los Thunder, porque espero que ganando se consiga la única forma de mantener la plantilla actual. Haciendo que algunos sacrifiquen dinero por equipo, familia y unidad. En definitiva, baloncesto.

Reconociendo el maravilloso trabajo de Popovich, no quisiera de reconocer el Brooks, que me ha sorprendido sabiendo hacer ajustes en cada eliminatoria. Cuando planteó un equipo de 3 jugones que se tiraban todo , parece que era solo un tentempié para sacar el AS de la manga que tenía para final de temporada.

Posiblemente el equipo más compensado de la liga junto con SPURS. Tienen defensa, velocidad, talento, estrellas para anotar en momentos clave pero que saben cuando pasar el balón, banquillo con jugadores de muchísima calidad (Hardem, Fisher, Collison), especialistas (Mohamed, Cook), y un juego de ataque compensado con puntos interiores y tiradores exteriores. Una delicia. Sin duda un merecido campeón, y una racha de viento fresco que ya quisiera para sí cualquier liga (Madrid-Barça...).

OKC sería una sorpresa, como lo serían Indiana, o los Sixers en la final. Y es que la mejor liga de basket del mundo tiene estas cosas. Que gana el baloncesto, y no el que más estrellas tiene a base de talonario.

Para acabar, solo diré que los Lakers han aguantado más y mejor de lo que esperaba a OKC, pero con el inevitable mismo resultado. Pau puede que salga de LAL, pero sin duda será para bien, al menos personal después del injusto trato que ha recibido por LAL, Brown y Kobe. Para bien en cuanto a equipo ya se verá, espero que sea un equipo ganador o en el buen camino como Minnesotta, Memphis, Boston o por qué no, Clippers.

Que Lakers se quede con sus EGOS (las 2 B), y reconstruya como pueda, pero con Brown sin saber hacer tácticas de ataque y con la "Bamba negra" tirando 33 tiros por partido con 0 asistencias, no cambiarán mucho el rumbo.

A día de hoy, me alegraría mucho una final Indiana-OKC, por cambiar un poco de caras.

Pero si tiene que ser un SAS-BOS desde luego, será divertido también.

Explorador dijo...

Sí, pero menudo fin. Uno de los equipos con más posibilidades de la liga jugándose la vida con balones a Will, y al que no le guste, 20 vueltas al campo xD Menudo desperdicio. Apostaría por Spurs también...pero suelo fallar. Que gane el basket.

Un abrazo :)

Publicar un comentario