Bankia en Miami





Llueven dagas en el sur de Florida. La crisis bancaria ha llegado a la península de las paradojas, a la misma que acoge a famosos y balseros, a Enriquitos y Elianes González. Después de ser la anfitriona de éxitos televisivos como Corrupción en Miami o CSI, el nuevo producto de la CBS se titulará Bankia en Miami.

Y es que, al igual que la antigua Caja Madrid, los Heat están apestados de activos tóxicos, de jugadores que, cobrando sueldos muy por encima de su rendimiento, dedican sus veranos a deleitar sus paladares con cocktails de todo tipo. Me refiero a los Mike Miller, Eddy Curry o, incluso, a un Shane Battier que, once años después, sigue viviendo de las rentas de lo conseguido y aparentado jugando a las órdenes de Coach K en Duke. Ahora, descubierto el velo, sólo queda un tres inútil en ataque y sobrevalorado en defensa, un falso “stopper” que, anoche, emparejado con David West, hubo de recibir múltiples ayudas para no ser violado en el poste bajo.

Nauseabundo empieza a ser, también, el olor que desprende el otrora enseña de la franquicia, el mismo que a base de faltas inventadas por los colegiados condujo a los Heat al único anillo de su historia en 2006. Entiendo que muchos idolatréis a Wade, que alucinéis con sus crossovers o con sus finalizaciones cerca del aro. Nunca fue mi devoción. Si afirmé, en un post anterior, que Kobe desconocía las claves del secreto, el 3 de los Heat no debe conocer siquiera su existencia. Fue curioso verle encarándose con su entrenador porque no le felicitó después de seleccionar mal los tiros o por no cubrir el balance. O quizá lo hizo porque despertó y se dio cuenta de que su juego no ha evolucionado ni un ápice desde aquel ya lejano 2006. Y las defensas lo saben. 



Como saben también, los entrenadores rivales, que el único valor que se sostiene en estos Heat es Lebron James. El rey está cada vez más solo. Lesionado Bosh, única referencia interior de una plantilla confeccionada para ganar múltiples anillos (después de tres minutos de carcajadas retomo la escritura) a Lebron James sólo le queda tirar de épica y casta. Tal vez ahora lamente “The decission” y se dé cuenta de que estaba mejor rodeado en Cleveland. Maurice Williams, Antawn Jamison, Anthoyny Paker, Ilgauskas o Gibson eran mejores y más fieles escuderos que Pittman, Anthony, Miller o Turiaf y Mike Brown era mucho más devoto de su juego que un Spoelstra que, aunque cada vez más convencido, aún sigue hablando de compartir el balón mientras coloca de titular a un valor seguro como Dexter Pittman. 

El Rodrigo Rato de los Heat es Riley con la diferencia de que a éste no le mueve de la silla ni Dios. Si aún no está en el banquillo es porque sabe que el modelo ha fracasado, que de poco sirve juntar tres estrellas si éstas no entienden lo que es necesario para ganar. Si hubiera visto posibilidades reales de anillo no tengáis la menor duda de que en febrero se habría colocado de nuevo a pie de pista para hacerse una nueva foto como campeón tal y como hiciera en 2006. Pero si de algo sabe Riley es de baloncesto. Y al baloncesto estos Heat, menos aún sin Bosh, no pueden competir contra equipos como Boston, Oklahoma, San Antonio o, incluso, Indiana Pacers.

Y si los activos son tóxicos, los pasivos, las deudas contraídas, son billonarias. ¿Recuerdan a Lebron prometiéndole a la fanaticada uno, dos, tres y hasta ocho anillos de campeón? Por muy hiperbólico que fuera el contenido del mensaje, la arrogancia que destilaba les convirtió de pronto en el equipo más odiado del campeonato. Pueden preguntarle, si no, a los miembros de aquel Madrid de principios de siglo, mal apodado por la prensa como “los Galácticos” cómo se castiga la prepotencia o la osadía. Y si entonces tuvo la culpa la prensa, los chicos de Miami sólo pueden señalar a los culpables mirándose en el espejo. A los Heat, a su modelo ficticio alimentado por una burbuja semejante a la inmobiliaria, son muchos los que le están esperando. No Merkel. Ni siquiera esos etéreos entes llamados mercados. Sí muchos aficionados. Los mismos que respiramos hondo cuando comprobamos que los Mavericks, tirando del manual del juego colectivo, bajaron de la nube a este gigante con pies de barro que son los Heat. 



Las acciones de Miami se desmoronan tan rápido como las de Bankia. Los mensajes que, en ambos casos, se intentan hacer llegar son de tranquilidad y prudencia. Con 2-1 en la eliminatoria aún queda muco baloncesto que jugar. Mientras tanto, y dado que aquí no hay fondo de garantía de depósitos, yo recomiendo sacar el dinero, vender las acciones y apostar por el baloncesto en su estado más puro. El que se juega en Indiana, el que se fundó en Massachusetts y el mismo que Popovich exportó a San Antonio. 



UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

10 comentarios:

JordanyPippen dijo...

Lebron quiso coger un atajo directo al anillo y no sacrificarse como hacían las autenticas estrellas de los 80 y 90 que se comprometían con el club que lo drafteaban hasta llevarlo a la cima... y ese atajo le ha llevado o parece que le llevará a darse de bruces con la cruda realidad

Antonio Rodríguez dijo...

Bien tirado. Me gusta la comparación. Aún así, seamos cautos y veamos lo que dan de sí en esta eliminatoria sin Bosh. El año pasado les dábamos menos opciones y acabaron con notable alto.

Anónimo dijo...

Desde luego dejas clara tu rotunda opinión.

Ojalá no gane Miami el anillo, ya está dando síntomas de debilidad y parece un equipo inferior a los otros dos o tres favoritos.

No creo que Wade ganara en el 2006 a base de faltas inexistentes, creo que remontar esa final tuvo mucho mérito y él jugó muy bien. Aunque es cierto que su juego no parece haber evolucionado mucho.

Te veo muy activo con el blog, aprovecha que el baloncesto se va terminando esta temporada.

Abrazos

Dani Legend

Javier Palao dijo...

Hola,

Yo cada vez te veo más radical. Cuidado! Si es cierto que ya no escondes tu plumero y en cada 2 de 3 post elogias algo de Boston descaradamente y no siempre con demasiados argumentos. Ahora la emprendes contra Wade, que si bien estoy de acuerdo en que el modelo de MIAMI como equipo es una basura, y que Wade esta involucionando desde la llegada de LeBron, particularmente creo que hay otras lecturas.

En primer lugar le reconozco a Wade su anillo, que gano gota a gota de sudor, con un equipo decente y BIEN entrenado por Pat R. Creo que este tomo las riendas a tiempo y antes de que se deshiciera la franquicia. Bien por Pat, no se por qué lo reprochas. Yo lo hubiera hecho igual.

Wade es un luchador, un ganador, y si ahora exagera un poco las faltas, cosa que detesto, antes no lo hacía. Remontó una serie complicadísima y fue indiscutible MVP.

Sin embargo SÍ que siguió evolucionando, las 2 temporadas siguientes fue el mejor jugador de la liga, CON TODAS LAS LETRAS Y DE LARGO, me vi TODOS los partidos y volví a creer en un jugador desde MJ. Pero el equipo que tenía era horroroso. Haslem era su 2º mejor valor y no podía competir. Sin embargo, se convirtió en el mejor taponador de la historia en su posición, un defensor incansable y un atacante imparable.

Por desgracia, aquel equipo le frustró tanto que le llevó a forzar a Miami a elegir entre el BIG 3 o su partida.

Entonces llegó LA DECISIÓN (de Sophie...), y el EGÓLATRA, necesitado de atención, llegó a Miami con el sin sangre de CB4, haciéndole creer que iban a barrer la liga. Las salidas de tono en público de LeB, las posturitas para la cámara (ahora que ganaba partidos) de Bosh y la racha ganadora de un equipo que corría el contraataque como los Lakers de Magic, les hicieron perder el norte y hacer que se lo creyeran, pero claro, se olvidaron que al timón estaba SPOELSTRA, un entrenador que no ha sabido manejar al equipo, conducir los EGOS y mucho menos ganar un anillo.

Con una plantilla así, si no tienes personalidad y carácter y te dedicas a diseñar una única jugada que es AHORA TÚ y LUEGO ÉL durante 48m y sin saber rotar a tus jugadores (mira la plantilla de Miami y explícame porque juegan 40m cada uno), es imposible que no te explote en las manos antes o después. Por eso la bronca de anoche.

Puede que no compartas la rebeldía de un jugador con su entrenador al que se debe respetar, pero si el entrenador no está a la altura del talento de su equipo, puede llegar a ser frustrante y puede que al final, tengas razón.

Yo estoy con WADE en la bronca, no estoy con WADE en su descenso de rendimiento, pero se que es por las MALAS compañías, las malas compañías de un SUPER JUGADOR que no tiene SUPER PODERES, ya que pasados 3 cuartos y medio, se esconde en su madriguera y se dedica a pasar el balón cuando ya nadie está en el partido porque se ha jugado las 50 posesiones anteriores. Un jugador que NO SABE PERDER, que no tiene modales, que está más pendiente de como le queda la camiseta y la DOBLE cinta que tapa su calvicie que de GANAR. Y es que lo peor que le puede pasar a un GANADOR como WADE es juntarse con unos PERDEDORES como BOSH, LEBRON y SPOELSTRA.

Espero que Miami se deshaga y cada uno vuelva a donde le corresponde.

Pero es solo mi opinión.

Juan José Nieto dijo...

Vosotros acudís a la memoria. Yo a los hechos me remito. Bill Simmons en su particular Biblia sobre la NBA califica aquel arbitraje como el peor de unas finales.

http://www.youtube.com/watch?v=X2zonUdXJkQ

Juan José Nieto dijo...

Eso por un lado, el arbitral, que en realidad es una mera anécdota.

En cuanto a Wade como jugador, nadie duda de su inmenso talento, pero se observan en él ciertas taras que en vez de corregir ha preferido ir disimulando. Véase manejo de la mano izquierda o salida de bloqueos para tiro en suspensión. Es un jugador que ha dependido mucho de su físico y éste ya no es el de antes a causa de sus múltiples lesiones. Si se llegó a dar un aire con Jordan, supongo que ya no soporta la comparación.

Muchas gracias por los comentarios especialmente a Antonio Rodríguez, el tío que más sabe de baloncesto universitario en este país al que tuvimos la suerte de ver en Digital Plus y al que ahora podemos leer en @cuadernosdebasket amén de en alguna que otra web.

Anónimo dijo...

Hay plantillas que necesitan maestros y plantillas que necesitan diplomáticos. No sé si los conocimientos de Spoelsra le avalan, perocreo que el perfil obvio para plantillas así es el de personas mayores, afables y astutas tras una mascara de bonhomía...y si pueden haber sido jugadores reconocidos, mejor.

Dicho esto... jugando así, no van a ningún lado. A veces veo a Lechón (que hoy día es el mejor) y recuerdo la canción de las grabaciones del sótano de Dylan y The Band, "You ain´t going nowhere"..

Un saludo. Miguel :)

Javier Palao dijo...

Joder, pero si ese video no hace más que darme la razón, el arbitraje fue igual para todos, mejor o peor, y encima las faltas a Wade, son faltas, sobre todo con la normativa de continuidad de la acción que hay en USA.

Me reafirmo al 100%.

Si quieres ver un arbitraje penoso mira a Crowford pitando a LAL con Kobe, es de escándalo las faltas que le conceden. Roces en la mano (NO EN EL CUERPO, ni el codo, ni el antebrazo), roce en la mano cuando la bola ha salido hacia el aro... sujetar con la mano cuando se corre sin balón en el estático y a medio campo. Algo que hace todo el mundo solo para mantener el contacto con el rival, no para sujetarlo... En fin...

Lo de anoche con OKC fue de escándalo. Hardem, Ibaka y Durant desquiciados con el arbitraje y Brooks no se lo creía, en especial en el último minuto donde había licencia para zurrar a Durant en cada entrada.

Eso si es penoso y no lo de Wade en 2006. Por otro lado, es cierto lo que dices, Wade no esta queriendo o sabiendo evolucionar. Pero yo sigo echándole la culpa a la influencia de LeBron junto con la falta de personalidad de Wade por dejarse influenciar.

Anónimo dijo...

TREMENDO MAL ANALISIS MI AMIGO, ESCRIBE MEJOR SOBRE LO QUE TE GUSTA A TI Y TE IRA MEJOR, SALUDOS

Juan José Nieto dijo...

Como habréis podido comprobar fue un análisis certero. Desde entonces no han perdido ningún partido. Igual que a Bankia, a la que todo lo que pide le es concedido, también a Miami le ocurre lo mismo.

Publicar un comentario