Calor de verano






Esta temporada de lockout está siendo un alegato a aquella vieja máxima del “sálvese quien pueda”. Las lesiones están marcando el devenir de los equipos y en todas las plantillas hay más de un jugador con algo roto o a punto de romperse.

Sin duda, el precio más alto lo han pagado los Chicago Bulls. El mejor equipo de la temporada regular había movido bien sus piezas para que éstas llegaran a punto para el playoff. Sin embargo, paradojas de la vida, tras meses de criogenización, de estancia en barrica de roble canadiense, en el minuto 48 de un partido decantado, Derrick Rose se rompió el ligamento interno de su rodilla izquierda acabando, de súbito, con las opciones de anillo de una franquicia que, después de los dorados noventa, ha comprendido el cúmulo de circunstancias que han de darse para ganar un campeonato (ni qué decir tiene para ganar seis en ocho años). Ahora, cuando todos se acuerdan de Rose y Noah, yo prefiero hacerlo de Thibodeau.

Cuando he conocido la noticia de la victoria de los Sixers sobre los Bulls me he imaginado lo duro que va a ser para el bueno de Thibs enfrentarse a su escritorio lleno de apuntes, DVD´s, tuppers vacíos y restos de frutos secos, lo complicado que le resultará conciliar el sueño después de varias jornadas sin escuchar el eco de las zapatillas resbalando sobre el parqué. Ahora, en vez de preparar los ajustes para frenar a sus antiguos pupilos Pierce, Garnett o Rondo, se las tendrá que ver con una guía de viajes y una maleta vacía, con unas vacaciones de cuatro meses y medio que para cualquier mortal serían un lujo y que para Tom representan el mismo infierno. Sólo queda esperar que los días vayan cayendo para que las cruces rojas en el calendario acerquen al presente ese 1 de octubre en el que está prevista la vuelta al trabajo. No os extrañe verle en la tercera fila de alguno de los pabellones en los que la bola aún sigue en juego tomando nota de todo, olvidándose de esa enfermedad llamada tiempo libre.



No volverán a encenderse, tampoco, las luces del Philips Arena de Atlanta. No porque no merecieran los Hawks que hubiera un séptimo partido. Con la vuelta de Horford y la recuperación de Josh Smith el Frontcourt de los de Larry Drew castigó uno de los puntos débiles de los de Boston, el rebote defensivo. Sin embargo, con 76-79 arriba, a los chicos de Atlanta el aro se les empezó a hacer muy pequeño. La situación demandaba líderes y los Johnson, Smith o Teague prefirieron mantenerse en la trinchera. Horford tuvo dos tiros libres para empatar y falló el primero.

No tuvo este Celtics-Hawks la mística de los duelos que libraron estas mismas franquicias en los años ochenta. Pero tuvo todo lo demás. De hecho, antes de que el balón fuera lanzado al aire del TD Banknorth Garden en la pasada madrugada, uno de los dueños del equipo de Atlanta había calificado a Kevin Garnett como el jugador más sucio de todo el campeonato. La respuesta del “5” de los Celtics, 28 puntos, 14 rebotes, 5 tapones y un dominio del juego que nadie se podría esperar de un jugador que llegó a la liga en 1995. Los números no lo dicen todo, pero sirva como dato la diferencia en la eficiencia ofensiva de los Hawks cuando se enfrentaron a una defensa con Kevin Garnett en el centro: 107,8 sin KG, 83,9 con él. Eso atrás. Adelante, una canasta ganadora, la que ponía por delante a los Celtics 81-80, muestra inequívoca del carácter ganador de un jugador enamorado de la historia y tradición de la camiseta que tiene el honor de defender. 


La diferencia que marca Garnett con sus compañeros más jóvenes se llama ética. Ética de trabajo. Madrugar en verano para trabajar hasta que acabe la primavera. No son meras exhibiciones sus carreras por las playas de Pasadena. KG sabe muy bien que el amor es una cuestión de dar y recibir y por eso lo da todo preparándose mientras otros se dejan la piel en la tumbona. Ahora los Celtics se cruzan con Philadelphia en otra eliminatoria con sabor añejo. La lucha por el nordeste del país comienza el próximo sábado. El premio, una Final de Conferencia. 



Muy lejos de esa vieja cuna de la democracia moderna que es el corredor Boston-Philadelphia están las remotas Montañas Rocosas. Allá, a más de mil quinientos metros de altitud, los Lakers padecieron el mal de altura empezando un partido que podía haber sido decisivo con un 13-0 en contra. La exhibición ofensiva de Kobe no fue suficiente para esconder las muchas carencias de los angelinos. Gasol, ninguneado por los propietarios y obviado en todos los sistemas de su entrenador (¿Messina no tiene nada que decir al respecto?), parece estar pensando en Londres. Mike Brown, por su parte, mira al banquillo y rápidamente deja de hacerlo. No hay nada en esos chicos sentados que pueda mejorar lo que le aporta un quinteto demasiado monopolizado por lo que pueda hacer o dejar de hacer Kobe Bryant. Que la dupla Bynum-Gasol intente dos tiros menos que el escolta de Philadelphia es como intentar dividir un número cualquiera por cero, un desastre matemático que tiende al infinito. Y no es precisamente infinito el tiempo que tienen los Lakers para reagruparse. El sábado se juegan la temporada. Ganarán, lo han hecho muchas veces en estas situaciones. No convencerán. Tampoco pretenden hacerlo.

Una noche de gran baloncesto. Inicio de vacaciones para unos, continuación del sueño para otros. Así son los playoffs de la NBA. Así será, también, en versión comprimida, la Final Four de Estambul. Suerte para el Regal Barcelona. Atentos a Navarro. Stay tuned!

UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me equivoqué con Boston. Siguen vivos y de una pieza. Con sus jugadores importantes recuperados, algunos días de descanso entre ronda y ronda y con uno de los mejores entrenadores de los últimos años comandando las operaciones. Parece un camino fácil hasta la final de conferencia, y espero de verdad que sean capaces de eliminar a Miami y llegar a la final de la NBA.

A mí sí me parece bien que Kobe tire más tiros que Gasol y Bynum juntos, sobre todo si estos dos hacen un 5 de 21 y Bryant hace un 13 de 23. A mí me parece que el único que tiene hambre en los Lakers es el de siempre, que además está completando una primera ronda de escándalo (31 puntos, 45% en tiros de campo, 5 rebotes, casi 5 asistencias…). Lo Lakers deberían ser superiores en el juego interior y no lo están siendo, ni en ataque, ni en defensa.

Ya veremos qué pasa.

Dani Legend

Javier Palao dijo...

Yo estoy con JJ, es lamentable que SIENDO EL MEJOR JUEGO INTERIOR DE LA LIGA, Kobe tire más que Bynum y Gasol juntos. Estaría de acuerdo si no fuera el caso, pero estos interiores son una garantía.

Pero hay algo que muchos no entienden, entre ellos mi amigo Dani, que para jugar a este deporte hay que jugar en EQUIPO, y es imposible que NADIE se MOTIVE o que nadie TENGA HAMBRE de nada, si tu "líder" solo quiere tirarse TODO, y tu entrenador no cuenta contigo en su sistema, y si encima los pívots son los únicos que defienden en ese equipo, es muy posible que tu rendimiento decaiga.

Una 1ª ronda de escándalo, sí, pero en lo negativo. Con un equipazo estás luchando por ganar al triste equipo de Denver (pachangueros), y haciendo lo único que sabes ANOTAR, porque hacer mejores a sus compañeros no sabe.

Así que más dedicarse al equipo, en defensa e involucrar y motivar y menos jugar para sí mismo y la estadística o el 7º será otro paseo de los de G. Karl. Y entonces los focos se apagan y solo queda la playa de California.

Anónimo dijo...

El recurso de mi amigo Javi casi siempre es el mismo: el único jugador de la serie que está haciendo las cosas bien, también es el que MÁS ASISTENCIAS DA en su equipo (y por lo tanto el que más involucra a sus compañeros, o puede que por ser Kobe esa estadística no tenga validez…), el jugador que más ganas le pone y más responsabilidad asume, resulta que es el responsable de las derrotas y el mal juego de sus compañeros. Los demás no, sólo él. Pero claro, esto ocurre cuando se le tiene manía a un jugador y no se ve más allá.

Capitán, Capitán, que se te ve mucho el plumero…

Me niego a monopolizar el blog de Juanjo con esta discusión, así que lo dejo aquí (al menos en esta entrada, jajajajaja).

Dani Legend

Publicar un comentario