También es talento




Final del partido. Anota Nowitzki, esta vez por su derecha aprovechando un mal pivote defensivo de Udonis Haslem (adelantó su pie izquierdo perdiendo tiempo para arrancar) con su innato talento para reconocer un hecho tan sutil. Gana Dallas. 2-2.

Estuvo genial Wade, modesto Lebron, sorprendente Bosh hasta que llegó el último cuarto y desapareció no sólo por iniciativa propia, sino también, y sobretodo, porque se dejaron de marcar sistemas para él. Irrumpió Terry, más maquillaje que sustancia. Ganó el baloncesto. ¿Por qué?

Porque ganaron los secundarios, las rotaciones defensivas, el pase extra, el bloqueo bien hecho, el cierre del rebote, la pugna y la fe.

El alemán tenía fiebre. Por eso, al terminar su recital del último cuarto se fue directo al vestuario a poner paños calientes sobre su frente. Doris Burke, reportera de la ABC, no sabía a quién elegir para su entrevista. Debía pertenecer al equipo ganador. ¿Jason Kidd? Uff, se pasó todo el primer cuarto regalando balones como un colegial, aunque luego diera un recital de cómo defender sin dar un paso de más. ¿Jason Terry? No, que lo mismo empieza a chulear delante de la cámara ¿Deshawn Stevenson? También se lo hubiera merecido. Se quedó con Chandler. Sí, el número dos del draft de Gasol, esa mole de 2,16 que Michael Jordan estuvo tanteando para sus Wizards para luego terminar eligiendo a Kwame Brown, un clásico de la lista de inactivos.

Tyson Chandler salió muy reforzado tanto de su paso por Nueva Orleans como de la consecución del mundial el pasado verano. Su autoestima se ha recuperado y ha logrado alejarse, al fin, de los problemas físicos. Se ha convertido en un guerrero. Y no de terracota.

Grandes dinastías se alimentaron de jugadores de este estilo, de especialistas defensivos y grandes reboteadores. Como bien habréis supuesto estoy pensando en Rodman, inferior en físico, pero superior en deseo e intuición. Y no me parece justo olvidarme de Ben Wallace, de Kendrick Perkins de Malik Rose ("ganarás el pan con el sudor de tu frente"). Y si hablamos de secundarios en un concepto más amplio no puedo dejar sin citar a los JoJo White, Don Nelson o Paul Silas que complementaron, en los albores de la franquicia, a los Bill Russell, John Havlicek o Bob Cousy para conseguir aquellos nueve anillos consecutivos de los Boston Celtics entre finales de los cincuenta y principios de los sesenta.

También los angelinos podéis presumir de una larga lista de "accesorios"de lujo. Basta acudir a la historia para preguntarse qué habría sido de vosotros si al lado de los Magic, Worthy o Kareem no hubiera jugado un tal Michael Cooper, si arropando a O´Neal o Kobe no hubiera estado un siempre oportuno Robert Horry o si Pau hubiera sacado balones al triple y no los hubiera lanzado Derek Fisher.

Se trata, en definitiva, de reconocer el mérito a quienes con su esfuerzo y dedicación se lo han ganado. A quienes la naturaleza no les otorgó la capacidad para lanzar una suspensión mágica o hacer un crossover demoledor. Va por ellos, para quienes entendieron que el talento también es rutina, es trabajo.

UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Genial!!!!!!!!!!!

Alicia

JMD2 dijo...

¿Modesto Lebron?...estuvo pesimo. Esperemos que este sea el primer anillo de Nowitzki sintiendolo mucho por Wade y Bosh.

Juan José Nieto dijo...

Gracias Alicia.

Efectivamente, Lebron estuvo pésimo para sus estándares, pero como colaboró (como siempre) en otras facetas del juego he preferido optar por el adjetivo "modesto" sabiendo que generaría controversia.

Un abrazo y gracias por los comentarios.

Anónimo dijo...

Jejeje, toda la entrada para poder meter a Perkins. No te hagas sangre... que con él tampoco hubieseis pasado la eliminatoria este año.

Gustavo.

Juan José Nieto dijo...

Grande Gus. Ya haré una entrada sobre cualquier banal abstracción para acabar hablando de Mike Brown. Entonces sí que me lo pasaré bien.

Tòfol Ferriol dijo...

Mirad por donde, hoy ha salido que se deja libre a Carlos Jimenez, otro de estos grandes jugadores, sin los cuales, la selección española, no hubiese sido tan grande a mi forma de ver.

Javier Palao dijo...

Grande el pique entre Gus y JJ, y grande el gusano, Rodman, quizás el mejor jugador defensivo de la historia (teniendo en cuenta su tamaño).

Publicar un comentario