¿Cuál es tu lugar?




Nos despistas. No sabemos si buscas un lugar en la historia o si el destino ya ha decidido ese lugar por ti. Quizá tu monárquico apodo no sea el mejor en un país que nació republicano y que haría pasear por el corredor de la muerte a cualquier osado rey que quisiera acabar con su sistema de pesos y contrapesos, con la separación de poderes por la que tanta sangre derramaron ante los partidarios de la corona británica.

De hecho, apareces como uno de los cinco deportistas más odiados del país. Te acusaron de traidor por abandonar tu tierra y, sobre todo, por hacerlo público de aquella manera tan vergonzante en horario de máxima audiencia y en un programa titulado como "la Decisión". Enarbolas, puede que de manera natural, la bandera de la prepotencia cada vez que con gesto arrogante diriges la mirada a tus rivales.

Me temo que no, que no tiene nada que ver con tu apodo. ¿O sí? Quizá Jordan debió ser el último portador de un "nickname" real. A su majestad el aire no se le quemaron las alas por volar tan alto. Él nunca abandonó la "Ciudad del Viento", quizá porque se sabía hijo de aquel elemento.

En un deporte en el que hay especialistas en dar asistencias (bases) y soldados encomendados a la labor reboteadora (pívots), tú eres la definición perfecta de un All Around Player aportando en todas las facetas, un Óscar Robertson del siglo XXI que, en una época en la que los entrenamientos y la nutrición no pueden estar mejor planificados, sigue imponiendo su superioridad física en los 29x15 de la cancha de baloncesto.

Tus triples dobles quedan multiplicados por cero con tus actuaciones en los últimos cuartos. Cleveland se siente menos huérfana cuando observa cómo, también los aficionados de los Heat, experimentan ese mismo sentimiento de pérdida cuando desapareces en los momentos decisivos del partido delegando tu responsabilidad de anotar en Haslem, Mike Miller o Mario Chalmers.

Si quieres pasar a la historia te diré lo que hubieran hecho Magic o Jordan defendidos por Kidd. Lo habrían llevado al poste bajo y el primero con su gancho y el segundo con su suspensión a la media vuelta habrían hecho sangre de ese "missmatch" hasta que la zona de Dallas hubiera parecido la propia Guadalcanal. Y sí, doblarían los balones cuando les hicieran un tres contra uno, pero para ello es necesario atemorizar antes al entrenador rival con tu capacidad para anotar en el último cuarto. Carslile, te lo aseguro, está durmiendo a pierna suelta.

Tienes dos partidos King James. No para hacer dos triples dobles de cara a la galería y para hinchar tus gloriosas estadísticas. Se trata de hacer a tu equipo ganar un anillo. Eso es la gloria. Lo otro, mera vanidad.

UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

5 comentarios:

Javier Palao dijo...

Bueno bueno, menuda descarga!!

Para empezar diré que LeBron no es mi jugador favorito, todo lo contrario, siempre le he tenido bastante manía.

Sus pasos nunca pitados y cometidos casi en cada acción, su falta de sutileza sobre la pista y mucho menor fuera de ella, su falta de clase en todos los aspectos (como cuando no saluda al rival cuando pierde), y un largo etc.

Pero sí hay varias cosas que respetar de este jugador, que es víctima de su propio éxito.

Para empezar, tiene un físico prodigioso, suele ser humilde en sus declaraciones, es un ALL AROUND de los mejores de la historia, le pese a quien le pese, siempre ha respetado (quizás en exceso con su pretensión de retirar el nº 23 de toda la NBA) a Jordan, sabiendo que no hay comparación, ha sabido cambiar el chip de jugador franquicia a juego en equipo para el bien común y lo más importante no le da ninguna importancia a las estadísticas aunque las haga con facilidad.

Pero a todas estas virtudes si no las acompañan unos buenos cimientos en la cabeza, de nada sirven y es que llegar demasiado pronto y con demasiado éxito (antes de tenerlo) a la cima no es bueno para nadie. Pero la culpa no es de JAMES, la culpa es de la NBA y de la sociedad americana. En EEUU hay una premura desmedida por encontrar nuevos héroes, ahora ya no vale con ser muy bueno, tienes que ser muy bueno antes que nadie. El último caso es Justin Bibes (de biberón ;) ), que ya lo quieren coronar como rey de la música sin antes haber compuesto una sola nota por si mismo.

Reclamo desde aquí que vuelvan a exigir al menos 1 año de universidad terminado para acceder a la NBA, es el único modo de que lleguen con algo de cerebro a la cima. Además debería haber clausulas y topes salariales en los primeros años de liga. Que se ganen las cosas, que todo tenga un trabajo, y no es que LeBron no trabaje, estoy seguro que tiene una ética de trabajo excelente, pero si te dicen desde los 16 años que eres el REY, al final te lo crees.

Pero no ha habido reyes sin reino, y en la NBA el reino es redondo y de oro.

Ahora tiene que aprender la lección de Wade, como responder en el último cuarto, como ser líder, como anotar, pasar y meter miedo a los rivales en el momento adecuado, algo que no está haciendo como mi buen amigo JJ comenta.

Ya no es tan jóven, pero está pagando el precio de su reinado sin trono y su pueblo se está amotinando contra él. Deberá responder como rey o escudero, pero solo así logrará tener su reino.

Porque de nada vale gritar, hacer teatro y gestos de rapero, si al final tienes un triple doble y has perdido el partido.

Quizás ya sea tarde para ser un REY, pero puede ser un gran escudero, lo fue Pippen, lo fue Worthy, lo fue Dennis Johnson e incluso Bryant, lo dificil es hacerlo con dignidad.

Abrazos!!

Tòfol Ferriol dijo...

Bueno, desde mi pobre punto de vista sobre la NBA, creo que Lebrón tiene unas qualidades físicas i para jugar a este deporte increibles, creo que dificiles de superar, pero como bien apuntais, no todo es un buen físico, se necesita una buena cabeza. Aun así, Javi (perdon por las confianzas), creo que Lebron llegara a ser ese rey que de tan joven le llevan apostillando,y por meritos propios. Como bien estuve hablando con nuestro blogger favorito, el tiempo, para bien o para mal, termina poniendo a la gente en el lugar que le pertenece, y yo creo, (y eso que tampoco soy deboto de Lebron) que el sitio del susodicho, esta en el centro de la cancha levantando un trofeo de campeón, tal vez ahora sea el momento del rubito alemán, pero creo de bien seguro, que a Lebron tambien le llegara, siendo su propio rey.
un abrazo para todos.

Explorador dijo...

¿Su lugar? El que se gane por su juego y no el que otorguen los medios y la Liga para venderlo junto con su producto. El que conquiste tras vencer esa ansiedad que se ha creado solo. El que pueda llegar a habitar después de saber que necesita luchar cada segundo para ser alguien relevante en esto, y olvidarse de comparaciones delirantes.

Un saludo, y enhorabuena, a por las semis :)

J&J NBA dijo...

La verdad, es un poco decepcionante que este jugador no gane partidos, se ve que eso le esta tocando a Wade.

Veremos que pasa esta noche.
Un abrazo ;)

Juan José Nieto dijo...

Bueno, tanto como escudero... Pippen en su temporada completa en los Bulls sin Jordan llegó a 55 victorias (hablo de memoria y paso de consultarlo). Lebron con un equipo de similar entidad en cuanto a sus compañeros lo llevó a 66 en una y a más de 60 en varias.

Worthy fue MVP de las finales del 88 con un triple doble espectacular en el séptimo partido ante los Pistons (mermados por la baja de Isiah).

Quiero decir, Lebron está preparado para liderar a su equipo y no se puede hablar de él como de un escudero porque, en ese caso, Wade debería ser mucho mejor que él lo cual no es cierto (están en un nivel similar).

Tofol, yo tampoco tengo dudas de que Lebron acabará conquistando uno o varios anillos. Está por ver que se le consideren "suyos", de Wade, del equipo,...

Explorador, Lebron se ha equivocado muchas veces, pero ha pagado deudas que le han generado otros (marcas, aficionados, la propia liga). Estoy expectante por saber lo que hará estos dos próximos partidos.

JJNBA, contra Chicago en cambio está increíble y contra Detroit, en 2007 protagonizó una de las remontadas más memorables de la historia, no sé si fueron 25 puntos seguidos para ganar el quinto partido de las finales de conferencia en la Motown.

Un saludo y a disfrutar esta noche.

Publicar un comentario