Tecnología alemana


Le puedes echar desde ciento cuarenta hasta poco más de veinte años en función de cuándo consideres que nació al mundo la nación alemana unificada. En cualquier caso, se trata de un país joven que ha sufrido lo indecible para levantarse tantas veces como cayó pasando, en ocasiones, por períodos especialmente oscuros. Sin embargo, ahora, en 2011, Alemania es una de las principales referencias del mundo occidental por su capacidad para generar producción y empleo.


Y no quiero hablar ni de historia ni de economía. Quiero hacerlo de uno de los principales representantes de este país, de un rubio melenudo que tuvo su particular Tratado de Versalles cuando perdió ante Miami las finales de la NBA de 2006 que dominaban por casi 3-0 (vencían por once puntos a falta de seis minutos en el tercer partido, pero acabaron cayendo por 4-2).


Dirk Nowitzki, probablemente, se planteó que había dejado pasar una oportunidad única para ganar el anillo, pero sin embargo siguió trabajando, sufriendo verano tras verano vergonzantes derrotas con la selección, pero trabajando duramente con su entrenador personal para consolidar sus mágicas fintas y su imperial tiro exterior.


Lo de esta noche, en el cuarto partido de la Final de Conferencia ante los Thunder, con quince abajo a falta de poco más de cinco minutos, se puede considerar como la particular venganza del jugador alemán, como la recogida de la cosecha de tantos años de trabajo y de siembra. Le persiguieron, quisieron detenerlo uno contra uno y también con "traps", pero Dirk no ve obstáculos en el camino entre el balón y el aro cuando se trata de echarse el equipo a las espaldas.


Han sido cinco duros y largos años. Durante este período Marc Cuban ha sido el particular George Marshall para el alemán demandando paciencia a su estrella y sentando las bases de la recuperación contratando veteranos sedientos de títulos y sobrados de talento como Jason Kidd o Jay Terry. Todo ello bajo las órdenes de un entrenador modesto como jugador y criado como técnico en el entorno de los Celtics de los 80. Rick Carslile, aunque a veces pueda mostrarse falto de soluciones, es un ingeniero con todo previsto y sin margen para la improvisación. Y si tiene alguna duda siempre puede preguntarle a Jason Kidd, que para eso está.


Y es momento de hacerse unas cuantas preguntas. ¿Quién podrá parar al alemán? ¿Hay ala pívots en los equipos de la Conferencia Este capaces de defenderle sin ayudas? Yo, sin tener un duro, me atrevo a apostar que Dirk, acompañado de tan fieles y sabios compañeros, conquistará su misión y se enfundará el anillo. Pura confianza en la tecnología germana.


UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

5 comentarios:

Explorador dijo...

Pues su actuación está siendo la remilitarización de Alsacia y Lorena (si no fuera porque es un chiste de cierto mal gusto...) ;) Una explosión, una conmoción, tremendo. Ver moverse a alguien así, aparentemente sin demasiada agilidad, y luego soltar esa muñeca de seda...imparable, voy con él y ellos desde ya. Porque Kidd también esta enorme, ¿eh?

Saludos, ¡espero que estés bien! :)

Explorador dijo...

Me releo y pido mis orejas de burro y mi enciclpedia voluminosa para soportar con los brazos en cruz. La remilitarización de Renania, obviamente es a lo que me refería, pero se me fue la olla... ;PPP sorry.

3-1 también para los Heat, creo que la clave es Haslem, sin él Miami no estaría donde está.

Un saludo :)

Fervivaelbasket dijo...

¡Qué fácil es unirse al carro de los Mavs ahora! A inicios de Playoffs parecía que la gente pensaba que era la cenicienta, con quien todo el mundo quería enfrentarse.Me encanta que equipos así cierren bocazas.Si alguien merece el anillo sin ellos,aunque opino que el 4º partido lo perdieron los Thunders más que ganarlo los Mavs.

Saludos y que hable el baloncesto

Javier Palao dijo...

Sin duda no vuelvo a tu blog hasta una semana después, hay mucho destripador de partidos y tenía para ver el de Chicago para esta tarde....

Dirk es imparable actualmente, sin duda lo mejor es el 2x1, aunque tiene un equipo muy listo y no se si valdrá para parar a dallas.

Aún así veo a Miami con el anillo.

Creo que un 3 alto (tipo J.Green) defendería mejor a Dirk, aún así no entiendo por que no juegan a QUE NO RECIBA, en lugar de defenderle cuando tiene la bola. Porque Ibakas y Collisons no hay más en la liga. No lo hacen mal, pero el SCOTT BROOKS, se esta posicionando como el peor entrenador de la liga. Está claro que si ha llegado tan lejos (entrenador del año pasado), es por el talento de su equipo y no por el suyo propio.

No se puede jugar el 4º periodo a SOLO TIRAN mis 2 estrellas y nadie mueve el balón, es lo más fácil de defender del mundo, y más cuando Westbrook se muestra tan fallón y débil mental.

Cuidado con Miami, porque le pasa lo mismo en el 4º periodo. LeBron y Wade contra el mundo, se salvan porque tienen más recursos y a Haslem y Bosh (por ese orden) en la pintura para ayudar.

Haslem es mucho más listo y no dejará que Dirk reciba (pero Spoelstra, tiene que mandarlo... Y de cerebro va justo tambien el filipino).

abrazos

Juan José Nieto dijo...

Pues tienes toda la razón Fer, yo daba por muertos a los Mavs contra los Blazers y ahora ya he saltado al "bandwagon".

En cuanto al despiste histórico es más que comprensible. Hubo una pregunta sobre el tema en Saber y Ganar hace pocos días y hubo dos rebotes hasta que la pudo responder el gran Víctor (96 programas y subiendo).

Y en cuanto a Scott Brooks, Spoelstra, Thibodeau o Carslile decir que estamos hablando de una élite de entrenadores que han llevado a sus equipos a los mayores logros y aun así los criticamos. Yo, hoy, le he dado caña a Thibodeau, pero aun así le admiro muchísimo.

Publicar un comentario