Bel Air tiene nuevo príncipe



Puede que no se parezcan en nada. De hecho uno nació en Catania en 1959 y el otro en Filadelfia nueve años después. Sin embargo, después de conocer que Ettore Messina formará parte del staff técnico de los Lakers enseguida pensé en Will Smith cogiendo aquel taxi (que olía a rayos) con el cartel de Hollywood en el horizonte con destino a la casa de su tío Phil.

La suerte para Ettore es que Phil se ha ido al rancho de Montana, su desgracia es que aún sigue en la casa, más bien acaba de llegar, su primo Carlton encarnado en la figura de un Mike Brown que durante su periplo en Cleveland más bien pareció Jeffrey, el mayordomo del señor Lebron James.

Y hasta ahí las coincidencias. Aquí no hay jóvenes adolescentes sino adultos que sólo se conforman con ganar. Puede que su dominio del italiano y sus años en Milán, hagan que Kobe se acostumbre rápidamente al carácter de Messina. Sin embargo, el siciliano conocerá de cerca cómo los Alejandro Delmás, Paco Torres y demás estiletes del periodismo de baloncesto de nuestro país son simples corderitos al lado de los hambrientos dinosaurios de la prensa angelina. Y si no que le pregunten a Pau.

Si se rumorea que los jugadores del Madrid le hicieron la cama a Messina dejándose perder contra Valladolid y Siena consecutivamente y de forma vergonzante, en los Lakers, directamente, tienen preparada una catapulta para lanzar muy lejos de sus dominios a quienes no interpreten de forma adecuada los designios de Kobe. Y en eso Carlton, perdón Mike Brown, creo que tiene la lección aprendida pues fueron muchas las ocasiones en que se ofreció a llevar el café a Lebron a cambio de ser nombrado, en 2009, entrenador del año.

Soy consciente de que, de nuevo, estoy cayendo en la crítica fácil a dos entrenadores de referencia en el panorama internacional. En realidad sólo pretendo decir que el futuro de los Lakers se plantea borrascoso. Este tipo de decisión no es propia de un club con la historia y la tradición de los de oro y púrpura. Si hubieran sido los Knicks no habría dicho nada. Pero tratándose de los Lakers uno se pregunta si Mike Brown y el Will Smith siciliano van a aportar el saber estar y el glamour exigido por un estilo, el de la principal franquicia de Los Ángeles, reconocido en toda la liga por su clase y su postín.

Desde aquí sólo me queda desearle mucha suerte a Ettore al que tan duro golpeé, de manera figurada, por abandonar en plena tormenta la nave blanca dejándola sin timón ni timonel (que diría el maestro Sabina). Espero que disfrutes de las cenas con Jack, que te creas un intocable como Andy García y que te des besos para la "kiss cam" con Dustin Hoffman. Porque estoy seguro de que, al llegar, no vas a poder reprimir gritar en alto, a pesar de haber estado en ciudades como Moscú o Madrid aquello de ¡Esto es Hollywood!

UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

2 comentarios:

Explorador dijo...

Bien equiparado, la táctica balones a Kobe-Will ya la conocemos todos. Y al que no le guste...20 vueltas :DDD

Un abrazo :)

Javier Palao dijo...

Amen a todo JJ!!

Vienen años jodidos para LAL. El sistema Brown, balones para LeCaBron - ahora Kobe - no hará más que crear polémicas y distracciones todo el año, esperemos que todo esto no perjudique demasiado a Pau. Y si lo de Messina es cierto.... Ufff....

Si ya Kobe no defendía un cagado....

Publicar un comentario