Es el baloncesto




Apenas han pasado noventa minutos, escasa hora y media en la que he tenido la oportunidad de conocer mejor que nunca a mis jugadores, de abrazarlos, de sentir lo que sentían y de conocer lo que pensaban.

Hace una hora y cuarto recorría el pasillo de un autobús para sentarme en la última fila como hacen los alumnos más gamberros cuando salen de excursión con el colegio. No era mi intención liarme un porro a hurtadillas o tan siquiera vacilar a los profesores. Quería tomar el pulso a todos y cada uno de mis jugadores para tratar de que sintieran mi calor y el orgullo que siento por haberlos podido entrenar durante todo este año.

Ganó la lógica y no hubo opción, vencieron los cuatro días de entrenamiento sobre los dos, el conocimiento del terreno y la experiencia. Santa Marta ganó y se merece nuestra enhorabuena, pero nosotros no perdimos. O yo al menos lo siento así.

Todo este año de entrenamientos mejores y peores, de grandes partidos y pequeñas decepciones, de alternancia de aciertos y errores, es ya una página más en la historia de nuestra vida. Supongo que es de ley que las personas entren y salgan de tu vida, que los momentos sean efímeros y que apenas tengamos tiempo para saborearlos. Supongo que entrenaré a más equipos y que el paso del tiempo difuminará estos recuerdos. Pero yo me niego a hacerlo.

He tenido pocas experiencias más enriquecedoras que los quince minutos de autobús que nos han traído de vuelta a Salamanca. Hay pocos materiales más transparentes que el corazón de un chaval de quince años.

Lo mejor de todo es que el baloncesto sigue, que a pesar de que cada partido deje un único ganador, el equipo derrotado trabajará duramente para que la próxima vez todo sea diferente. Esto es lo que lo convierte en especial. Es por eso que lo queremos tanto, aunque a veces nos genere dolor o frustración. Es la vida misma. Es el baloncesto.

UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

3 comentarios:

Fervivaelbasket dijo...

Mis felicitaciones Juanjo a pesar de la derrota. La mayoría de estos chavales hace año y medio no sabía ni lo que era el baloncesto, y tu has conseguido que conozcan y amen este deporte. Es cierto que hoy los chicos no han podido con los nervios,y eso se ha notado en la cancha. También es cierto que el rival era superior,pero para nada eran superiores sus ganas a las de tus chicos. La mayoría de ellos han trabajado como jabatos para ser cada día un poquito mejores, por lo que puedo decir que el equipo cadete masculino de baloncesto de Trinitarios, es la esencia del baloncesto. Suerte en los próximos proyectos.

Chus dijo...

¡Que grande eres!. No pude ir, sali tarde del curro. Pero me alegra leer tu comentario al partido. Estos chicos tendrán un recuerdo estupendo de estos años, y tu formas parte de que asi haya sido, no solo por los resultados, que tambien, como hablabamos el otro dia, se recuerda a las personas, al ambiente que generan, el gustillo de sentirte parte de un equipo... Un beso enorme.

Javier Palao dijo...

Mucho ánimo!!

Lo importante es el trabajo realizado y seguir trabajando como unidad.

Ha sido una gran temporada también.

Abrazos!

Publicar un comentario