El curioso caso de Violet Palmer



No, no. Violet Palmer no rejuvenece con el paso del tiempo. No se trata de eso. Y tampoco es que me lleguen múltiples cartas de seguidoras de este blog criticando lo machista que es este deporte y exigiendo una entrada de este tipo para reivindicar su papel en este juego. Ojalá. Es sólo una nueva reflexión en voz alta desde este humilde púlpito desde el que me puedo expresar con total libertad.

Lo que sí pretendo, y no lo creo osado, es dejar constancia de una realidad que invade las canchas de baloncesto de nuestro país y de tantos otros, desde las categorías inferiores hasta las competiciones profesionales. No quiero hablar de machismo porque no creo que sea la palabra adecuada. Prefiero hablar de una ratio de masculinidad disparada y discutir sobre si se trata de una cuestión endémica de éste y otros deportes o si simplemente es necesario llevar a cabo un cambio de mentalidad, una apertura de miras.

Como ejemplo me voy a servir de la figura de Violet Palmer, una verdadera pionera al convertirse en la primera árbitro en dirigir un partido NBA. Y hubo voces en contra. Charles Barkley, ex jugador de talento proporcional al tamaño de su bocaza dijo que al igual que no quería mujeres en las fuerzas armadas, tampoco las quería arbitrando. Luego rectificaría.

Creo que es difícil cuestionar que trabajos como los de árbitro o entrenador no requieren de aptitudes físicas de legionario romano o espartano. Más aún si vemos como verdaderas tortugas como Amorós en la ACB (a punto de perpetrar uno de los mayores robos de la Historia contra el Blancos de Rueda ayer domingo) o Bavetta en la NBA siguen impartiendo cátedra (más bien su cátedra) o si medimos el contorno de cintura de muchos de nuestros entrenadores.

Supongo que la inercia tiene algo que ver. El deporte, desde tiempos remotos y salvo raras excepciones como las mujeres espartanas, ha quedado circunscrito a los hombres por razones diversas. Sin embargo, las mujeres poco a poco, al son de la nueva civilización marcada por la democracia, la igualdad de oportunidades y la libertad han ido ocupando parcelas también en el mundo deportivo. No todas.

Compiten entre sí en eventos más o menos importantes. Incluso algunas (Michelle Wie y Annika Soremstam en torneos profesionales y las hermanas Williams en alguna exhibición) quisieron participar en eventos masculinos ocurriendo lo que tenía que ocurrir. En algunos casos, la elasticidad y la plasticidad de movimientos hacen que los espectáculos sean mucho más llamativos que los masculinos como ocurre en la gimnasia o el patinaje.

Pero la igualdad, en algunos aspectos, es una patraña. La naturaleza no creó iguales a hombres y a las mujeres, ni siquiera a los hombres y a las mujeres entre sí. Que no pretendan las mujeres correr más rápido, saltar más alto o empujar más fuerte que los hombres (en igualdad de preparación). No digo que me alegre que sea así, digo que es así. Y no por eso soy un retrógrado machista.

Ahora bien, no encuentro el gen o el aspecto evolutivo que pueda impedir a una mujer ser la mejor árbitro o la mejor entrenadora de baloncesto. ¿Por qué entonces sólo hay una árbitro en la NBA y otra en la ACB? ¿Por qué ninguna mujer entrena a equipos profesionales masculinos mientras que son muchos los hombres que coordinan equipos femeninos? ¿Por qué tan pocas mujeres en los despachos o en las juntas de accionistas?

¿Acaso una mujer no puede conocer los secretos de cómo atacar una zona o de cómo salir de una presión? ¿Acaso una señora no puede decidir cuando el pie de pivote ha abandonado su contacto con el parqué? ¿Es que una mujer no puede decidir que Anderson es mejor que Tucker mejor de lo que lo hacen algunos directivos del Madrid?

Eso sí, y aunque pueda parecerlo, no quiero políticas de cuotas que introduzcan a mujeres por el hecho de tener dos glándulas mamarias y dos ovarios. No. Sólo animo a que las mujeres interesadas en el baloncesto no renuncien a ser árbitros o entrenadoras del máximo nivel limitándose a ser oficiales de mesa porque tiene que ser así, porque toda la vida ha sido así.

UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

8 comentarios:

Sergi Martinez Crisol dijo...

¿Es que una mujer no puede decidir que Anderson es mejor que Tucker mejor de lo que lo hacen algunos directivos del Madrid?

Como la clavas con esta frase xdd.
La verdad es que está muy bien que haya mujeres que piten, para mi que causan más respetos que algunos arbitruchos...

Iceman14 dijo...

Amén con lo de Amorós que escándalo!

Muy buen post juanjo, de los que mas me han gustado como esta escrito.
Mi felicitación

Campeadora dijo...

Pues como mujer...,creo que la historia en esto no es solo si quieres puedes, o si las mujeres podemos o no decidir sobre algo, (casi que plantearlo asi puede hasta ofender, menos mal que te conozco). Y, me temo Juanjo, que es machismo. Si no estás de acuerdo con las políticas de cuotas ¿qué solución propones? Tampoco es muy justo que tu por ser hombre (por tener un pene y dos testiculos, permiteme la broma) lo tengas más fácil que yo, QUE SE QUE PUEDO Y QUIERO, pero me toca esforzarme y luchar más que tu para alcanzar el mismo puesto de trabajo, solo por tener dos glándulas mamarias y dos ovarios. Gracias por el ánimo a las mujeres pero creo que como tu bien dices, o cambia la mentalidad y la estructura o ... Besos.

Juan José Nieto dijo...

Campeadora, el post quiere dejar constancia de lo que estimo una injusticia y pretende, con la ayuda de todos vosotros (y vosotras jeje), explorar las causas de esta situación para tratar de promover soluciones. Creo que la mejor solución pasa por un trabajo de concienciación desde la base y también porque todos castiguemos moralmente a quien emite comentarios del tipo "mujer tenía que ser" o "en casa estabas mejor".

Un saludo a todos y gracias por estar ahí.

Fervivaelbasket dijo...

En buena lógica este post debería dar que hablar 10 veces más que el puñado de traspasos NBA.Yo personalmente lo que veo es que continuamos viviendo en una sociedad machista,de acuerdo que poco a poco se va reduciendo,pero todavía queda mucho camino por recorrer.Hay varias razones por las que la gran mayoría de las mujeres prefiere ser mesa que arbitra a pesar de cobrar menos.1 El miedo a no ser respetada por su condición sexual,personalmete estoy harto de ver padres (y esto se transmite a los hijos) retrógrados poniendo a escurrir a las mujeres simplemente por una confusion arbitral cuando un vendedor de cupones arbitraría mucho mejor que algunos hombres y no se les dice nada a estos.2 quizás el gran error de la mujer,mientras los hombres "entre bomberos no nos pisamos la manguera" es que hay mujeres que continuan en la época de cuentame y siguen pensando que la mujer no debe hacer determinadas cosas,y se critican entre ellas mismas.En definitiva, miedo a ser lo que quieren ser y no lo que quieren que sean...Y en lo relativo a directivos,entrenadores sigue habiendo un machismo de esos grandes empresarios que no aceptan a nadie del sexo opuesto en sus filas (en este caso he de decir q ole los huevos del ROS CASARES, aunque me cueste multitud de críticas).En definitiva, esto es como lo de lograr una democracia,todo el mundo tenía que desearlo para que se lograse, pues lo de integrar a la mujer en el mundo del basket como arbitras, entrenadoras etc debe ser una guerra de ellas, en la que deben estar todas unidas y echarle un monton de ovarios al asunto.Para llegar a obtener su igualdad, por desgracia 1º deberán esforzarse 3 veces más que el hombre, es la realidad.¡Animo chicas!

GRAN POST

Campeadora dijo...

Como mujer,se agradecen entradas asi, pero no creo que la guerra tenga que ser solo nuestra, efectivamente la concienciación tiene que ser desde la base. Pero, no se puede esperar a que crezcan los pequeños,..., que también.
Vosotros que lo veis, en donde esteis, también tendreis que hacer algo.
Vamos a imaginar:
una mujer árbitro se queda embarazada. Como poco, por prevención de riesgos, pedirá una baja de 6 o 7 meses, más los 4 de baja maternal. Esto a dia de hoy, en algunas empresas sigue siendo despido. Por suerte hay otras que te facilitan las cosas.
Otro ejemplo, equipo de chicas de futbol sub 25 de la selección. Decisión que toma la Federación, retirar el equipo, ¿por qué?, por que no dan resultados (ningun equipo de chicos se retira y algunas categorias tampoco dan resultados).
Las concetraciones se ponen en dias de diario en ciudades que te pueden pillar a 100 km, las chicas sub 25 ya están trabajando, se tienen que buscar la vida - algunas ya son madres -, ya que saben que el futbol no les da de comer ni ahora ni en mucho tiempo, por no decir nunca (salvo una o dos seleccionadas para irse al barÇa o Real madrid), con lo que muchas no pueden acudir a las concetraciones. ¿Alguien se plantea ponerlas en fin de semana?. No.Decisión, quitar el equipo porque no da resultados y encima es que no se motivan.
Y, efectivamente, eres mucho más cuestionada, e insultada con términos referentes a nuestro sexo.
De todas formas por dar también una de arena, en Palencia en los 80 - 90, ya habia dos o tres mujeres árbitro en Baloncesto, y el baloncesto femenino estaba muy bien visto. Se fomentó mucho en general y en los cursos de entrenadores habia bastantes chicas.
Como anecdota diré que en un principio teniamos que llevar unas bragas para jugar, con sus rayitas al lado dando el toque deportivo, pero llegó un entrenador que nos dió la posibilidad de llevar largos si queriamos. (con lo sexy que estábamos)
Pero, por desgracia, hemos avanzado muy poquito y si no que se lo digan a Berlusconi y a algún otro político que nos pilla más cerca, que con todo esto siguen aumentando su popularidad, y entre esa popularidad hay muchas mujeres...del cuentame y, lo que es peor, del siglo XXI.
Bueno, que parezco la abuela cebolleta.
Un saludo y ¡ánimo chicos! Siento la extensión.

Explorador dijo...

Interesante caso, a fe mía. Creo que el deporte se ha profesionalizado, banalizado, hecho tan competitivo, espectacularizado, etc...que por un lado temo que la entrada de mujeres en este mundo sea una simple consecuencia políicamente correcta de un mundo que está permanentemente vendiéndose (en el buen sentido de la palabra, si lo hay ;PP) y perdiera su importancia real, la de un cambio que puede y debe afrontarse con naturalidad y que sería buenísimo (no conozco mayor antídoto contra el racismo que el deporte, puedo admirar a deportistas de cualquier condición, religión, sexo...y darme cuenta de que cualquiera de ellos es capaz de intentar alcanzar la excelencia en su desempeño)

En cuanto al deporte femenino, me suele gustar, me ofrece ese punto de deportividad pura que a veces se echa a faltar en el masculino.

Y por último, gracias por contar esta historia que merecía ser contada y descubrirme a esta mujer, y yo también estoy en contra de las cuotas: las injusticias se solucionan luchando por la justicia, no introduciendo otras de signo contrario supuestamente reparadoras.

Un saludo :)

Anónimo dijo...

Desde luego no favorece a la causa el que Violet sea la peor árbitro de toda la liga...

Publicar un comentario