Mercenarios y mercancías



La pasada noche se cerró el mercado de traspasos de la NBA y hubo importantes movimientos. Podría estar horas reflexionando sobre aspectos deportivos, sobre equipos que mejoran y otros que piensan en el futuro adquiriendo jugadores que finalizan su contrato. Pero no. No es el momento.

Prefiero dejar por escrito todo lo que pienso acerca de esas enormes masas de músculos definidos y singular talento, esos privilegiados que cobran sueldos impensables para los mortales y que disfrutan haciendo lo que siempre soñaron desde niños.

Menuda envidia, pensaréis. ¿Quién no renunciaría a madrugar para ir al curro, a comprar el pan en el comercio de siempre, a tener sólo una humilde vivienda por coger un billete de American Airlines y firmar un contrato con cualquiera de las franquicias de la NBA? De cabeza, ¿no?

Pues sí. Pero no. Ayer hubo muchas lágrimas acompañando el sonido inconfundible del broche de una maleta cerrándose. En el vestuario de los Celtics hubo incluso más sollozos que durante el fatídico día del 17 de junio en que perdieron la final. Al fin y al cabo entonces estaban juntos, todos juntos. Y ya no. Rondo se negó a hablar, Pierce lo hizo de decisiones que no se entienden, del carácter de mercadería que acompaña a algunos jugadores de la NBA que no pueden colgar la ropa en sus armarios porque no son de nadie y a la vez son de todos.

"Al final del día somos profesionales". Ésta era la frase que más se escuchaba en numerosos pasillos de diferentes pabellones durante el día de ayer. Resume en breves palabras lo que sienten la mayor parte de los jugadores de una liga y de unos clubes que manejan los designios de sus empleados de una manera que ni siquiera los adormecidos sindicatos de nuestro país dejarían pasar. Pero claro, cobran mucho dinero.

Y mientras algunos son tratados como las antiguas piezas de Indias, otros (éstos sí privilegiados) se cargan a sus entrenadores como si Utah Jazz fuera el Real Madrid (por cierto, a Deron ya le llegó su particular San Martín aterrizando en New Jersey) de la época de Mendoza o deciden su destino sin importarles un carajo lo que pueda pensar ese pequeño aficionado que porta una camiseta de su ídolo que le llega a los tobillos gracias a las renuncias de sus padres trabajadores. Estos Carmelos, Lebrones o Derones no me gustan nada aunque actúen con plena potestad haciendo valer su mayor categoría sobre la cancha para ejercer presión sobre sus jefes.

Menos me gustan aún esos propietarios y agentes que manejan a sus currantes y empleados como si de esclavos ricos y sin cabeza se tratasen (algunos se ganan a pulso este trato también es cierto). Y no incluyo a Danny Ainge en este grupo de Maquiavelos de los despachos. No lo hago porque también rodaron lágrimas por sus mejillas. Y también por las de Doc. Y es que de Danny Ainge no tengo dudas de que su verdadero amor son los Celtics, sus Celtics. Mis Celtics. Otra cosa será saber si habrá acertado. Si anteponer una presumible mejora jugador por jugador puede superar el efecto que este traspaso puede tener sobre la química de un vestuario que ha conocido la gloria del triunfo y el pesar de la más dolorosa derrota. Rieron y lloraron. Juntos.

Y ésta es la intrahistoria de una liga global que se alimenta tanto de mercenarios como de mercancías, que gana mucho dinero gracias a los primeros, pero que subsiste porque también hay de los segundos. Sí, los de la maleta siempre preparada.

Perkins, Gerald Wallace, Troy Murphy y tantos otros. Qué tengáis un buen viaje.

UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

11 comentarios:

Explorador dijo...

No entiendo el movimiento de los Celtics; no creo que tengan necesidad de ponerse a pensar en el futuro más allá de esta temporada, con el equipo tan "experto" que forman ahora. para eso ya habría tiempo. Ahora hay un cambio arriesgado que en principio no les mejora.

Lo siento especialmente por Baron davis, a quien envían a la Isla del Diablo versión Enbiei, los Cavs del tipo ese que lanzó la maldición del Karma a LeChón y que van a jartarse de perder. El barón ha sido uno de los tipos que más me ha impresionado ver jugar.

Y bueno, con tu permiso recogo una cachaba de madera recia, me coloco el turbante y lleno la cantimplora, porque creo que mis Jazz y yo vamos a tener una travesía por el desierto que puede dejar la de los mormones por allí bastante chica. Pero por otro lado, la esperanza es lo último que se perdió :DDD

Saludos :)

Explorador dijo...

Por Dios, la cachaba, la recoJo xDD sorry. Y a ver si puedo ver este domingo vuestro partido en la cumbre, por cierto. Mucha suerte :)

Javier Palao dijo...

Lo de esta noche ha sido deprimente... Parece que todo el mundo quiere abrir paso a los Lakers para la victoria... Menos mal que aún nos queda Miami y San Antonio para frenar esta barbarie colmada de absurdo mercantilismo.

Abrazos!!

Fervivaelbasket dijo...

Bueno, esperemos a ver q sucede... Puede salirle bien la jugada a Celtics siempre y cuando le respeten las lesiones. Necesitarán un buen Shaq para llevarse el anillo. Green aportará mucho, pero Krstic creo q no pinta mucho en Boston. Con Perkins e Ibaka puede dar miedo entrar en la zona de los Thunders... Respecto al tema mercancias... Esto tiene pinta de q año a año irá a más, hasta q haya 10 equipazos y 20 equipos de liga Adecco oro... Es lo q hay

Anónimo dijo...

Es una pena que los jugadores tomen ciertas decisiones (cuando les dejan), aunque supongo que la mayoría pueden decidir sobre su futuro si se empeñan (caso de Rudy).

Los jugadores que perdurarán en el recuerdo de una forma especial (desde mi punto de vista, claro) son aquellos que hicieron grandes a sus equipos y que se mantuvieron fieles a unos “colores”. Tanto en las buenas como en las malas épocas: Kobe, Jordan, Stockton, Magic, Bird, Duncan, Robinson… Por escribir algunos nombres. No digo, claro, que Malone, Payton, O´neal, Ray Allen, Gasol, Lebron, Bosh… o tantos otros no tengan mérito en ganar lo que ganaron (partidos o títulos). Pero desde mi punto de vista esas victorias no “saben” igual. Hay un halo especial sobre aquellos jugadores que hicieron (que hacen) grandes a sus franquicias (y alrededor de ellos, claro está, la franquicia monta un proyecto deportivo y los elige para que lleven el timón durante tantos años).

Los movimientos que han hecho algunos equipos tienen su lógica, la conferencia fuerte ahora mismo es el Este, es la tendencia que han marcado Boston, Miami y Chicago, por lo que el resto de los equipos deben arriesgar y reforzar sus plantillas todo lo que puedan, ya sea pensando en este año, o en los próximos.

A pesar de todo, y por supuesto sigue siendo mi opinión, tal y como titulaba Juanjo su anterior entrada, “la vida sigue igual”. La finales de conferencia parecen claras: Boston – Miami / Lakers – San Antonio…


Dani Legend

Juan José Nieto dijo...

Yo el cambio de los Celtics no lo veo mal salvo por el tema química. Danny Ainge va a contratar por buyout (liberación de un jugador a cambio de liberarse también de su contrato) con algunos jugadores interesantes: se rumorean Rip Hamilton, Troy Murphy o Samuel D´Alembert y por eso ha dejado tantas fichas sin cubrir. Jeff Green es un perfecto anti Lebron y anti Odom en unas hipotéticas finales de Conferencia y Finales NBA y conseguirá dar minutos de descanso en este último tramo de liga regular tanto a Pierce como a Garnett. Danny Ainge me parece con mucho el GM más competente de la liga así que no subestiméis el impacto que puede tener este cambio a favor de los Celtics. Además Krstic es un tío al que hay que defender en ataque no como el caso de Perkins en que su defensor era siempre quien hacía 2x1 a Garnett o incluso a Pierce en los pick and roll.

Conclusión: Somos aún más potentes si todos luchan por el mismo objetivo y si se digiere la marcha de Perkins.

Fervivaelbasket dijo...

Krstic es mucho mejor q Perkins ofensivamente, pero no defiende ni el 5% q el bueno de Kendrick.No creo q logre ganarse a Doc

UnKasZ dijo...

krstic es del grupo de los que se dejaban llevar. Efectivamente, no es del grupo de Doc pero bueno, a todos nos gusta estar en un equipo candidato al anillo. Si las lesiones les respetan a los celtics tienen con diferencia el mejor equipo junto con el mejor entrenador ( amén de San Antonio)

veo a new york capaz de ganar a cualquiera y eso que no ha fichado a nadie de los que acaban contrato. Me gusta ese big three aunque no soy ni de carmelo ni de amare pero creo que es muy compensado si lo comparas con el de los heat.

Javier Palao dijo...

JJ Tu pasión a los Celtas es desmedida, porque sin duda no solo han perdido a una pieza esencial en defensa, si no que han perdido a un amigo en el vestuario, y ese también será un daño colateral.

Green, aún está muy Green, y aunque los VERDES de los Celtics puedan dar descanso a Pierce, seguirán con un problema en la zona para defender a Lakers, o cualquier equipo grande.

Kristic, es un buen tirador, y un mal pívot. No creo que coja más de 6 rebotes en PO. Así que todo queda en manos de Shaq, que aunque malo en ataque, y lento en defensa, ocupa lo suficiente como para ser un coloso pese a su edad.

Adiós Perkins, adiós anillo. Hay veces que hay que sacrificar pasta por títulos; Ainge se equivoca como los Bulls de MJ en el 98 que echaron por pasta a Pippen y Jackson, haciendo que MJ se retirara y Rodman se fuera, pudiendo haber conseguido otro threepet con la gorra.

Abrazos!

Juan José Nieto dijo...

No creo que mi pasión sea superior a la tuya por los Bulls de Jordan JPalao jaja. Otro Threepeat con el Pippen lento que vimos en Portland y con Rodman cada día más pirado... Qué pena no haberlo visto. No creo que pudieran parar al Shaq de principios de siglo.

ivan Mcgrady dijo...

wnas,juanjo lo k no es normal es k perkins pidiera 8 o 10 millones por año y rechazra 30 en 4 años k creo k es lo k le ofrecian los celtics segun decia daimiel ,claro asi las cuentas no salen y encima creo k no estaba del todo bien del tema de la rodilla ,el otro dia no jugo contra lakers por ejemplo.Aun asi sigo viendo favorito a boston en el este y ojo a los bulls k pueden dar la campanada.

Publicar un comentario