Buenos augurios

13 de noviembre. P.P. Trinitarios-Fernando de Rojas. 12 meses y 1 semana después se repite el emparejamiento con el que debutamos el año pasado.

En estos 372 días han cambiado muchas cosas. De los once jugadores que integraban nuestra plantilla el año pasado ahora siguen siete. Nuestros líderes y jugadores más carismáticos han cambiado de categoría, aunque muchos de ellos siguen ligados a nuestra causa ayudándonos, incluso, a completar entrenamientos con diez jugadores (gracias David Díaz).

A estos siete jugadores se añadió un refuerzo de calidad, Jose, que nos aportará anotación y rebote bajo los tableros. Su adaptación ha sido sorprendentemente rápida y todos estamos encantados con su presencia.

El grupo destaca por su cohesión, por el compañerismo, por el buen nivel medio y por estar muy compensado entre juego interior y exterior. En general, me preocupan pocas cosas en relación con la gestión del grupo porque son chicos modélicos que saben funcionar colectivamente. Sin embargo, ninguna personalidad destaca sobre el resto y a lo mejor, en determinados momentos, podemos echar de menos la figura de un líder.

Pero incluso este aspecto es trabajable y mejorable. En ocasiones, incluso, puede ser el entrenador quien ejerza este papel (a lo Red Auerbach o incluso Pat Riley en su época de los Knicks). Pero yo no fumo puros ni visito asiduamente clínicas de cirugía estética para estirarme la piel. Mi deseo es que el rendimiento en la cancha hable y que a base de defensa, esfuerzo y anotación en momentos difíciles un jugador se erija como esa referencia a la que los otros escuchen cuando tenga algo que decir y al que le entregaremos el balón en los momentos más delicados.

Deportivamente, y no debería dar pistas a los rivales, adolecemos de tiro de larga distancia y de mentalidad de contraataque. Tenemos toda la temporada para mejorar en estos aspectos.

Defensivamente gozamos de gran actitud y compromiso. Nuestro sistema de ayudas funciona por la solidaridad intrínseca del grupo, pero a veces nos olvidamos que la principal responsabilidad en una defensa individual es de cada uno y permitimos excesivas penetraciones.

Realmente estoy jugando a hacer hipótesis. Lo único real es que jugamos mañana contra el mismo rival contra el que debutamos la pasada campaña. Lo único cierto es que acabamos ganando el trofeo provincial. Lo único que sabemos es que dependerá de nosotros el que la historia se repita. No es cuestión de suerte o azar, aunque sí de estar en el lugar adecuado en el momento justo. Y para no faltar con nuestra cita final no deberemos olvidar nuestras citas puntuales con los entrenamientos y con la mejora diaria.

Como diría Sigmund Freud: “He sido un hombre afortunado; en la vida nada me ha sido fácil”.

UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

2 comentarios:

Iceman14 dijo...

lo siento esta vez juanjo! pero te flipaste jjejejeje

Javi dijo...

Creo que ganasteis de nuevo. Espero que repitáis temporada y salgáis campeones de nuevo.

SUERTE!!

Publicar un comentario