Despedidas, seductores y mundillos






Ayer, con la ceniza de las hogueras aún caliente, los Celtics de Boston acordaron la salida de su hasta ahora entrenador con rumbo a Los Ángeles Clippers. Tras nueve años de servicio, Glenn Rivers, ex jugador de Atlanta Hawks y New York Knicks y, también entrenador en Orlando, iniciará su primera aventura en la costa del Pacífico tratando de dotar de espíritu ganador a un proyecto que, en los últimos años, ha conseguido ilusionar a los aficionados del vecino pobre de Los Ángeles.



Tres finales de conferencia, dos finales de la NBA y un anillo. Un maravilloso legado en cualquier otra franquicia. Calderilla en el caso de los Celtics. Calderilla, claro, que por irrumpir en el bolsillo cuando en él ya nada quedaba, supo a gloria. 22 años después del anillo de 1986 los Celtics repitieron las 66 victorias de la temporada regular y se alzaron con el campeonato venciendo, además, en la final, a los archienemigos Lakers. Rivers gestionó con sapiencia la conjunción de egos originada con la llegada de Allen y Garnett y marcó los plazos del ascenso en la jerarquía de un tipo especial como Rondo. Pidiendo salud para los suyos despedía una de cada dos ruedas de prensa. Precisamente una lesión de rodilla de Garnett les privó de luchar por un segundo anillo consecutivo y otro incidente, esta vez de Perkins, de pelear en igualdad de condiciones en un séptimo partido, el de las finales de 2010, en el que Gasol se convirtió en amo y señor de la pintura. Esas dos circunstancias no aparecerán reflejadas en los libros de historia, pero sí, en cambio, las pírricas 22 victorias de la temporada 2006-2007.



Aun así, lo peor de estos nueve años será, sin duda, su salida. Verano tras verano su marcha fue una posibilidad. Hubo momentos, aunque tristes, que hubieran supuesto un perfecto final. Sin embargo, tras una temporada decepcionante, tras ser vapuleados por unos miserables Knicks, equipo de parque y amantes de la noche sin personalidad ni criterio, y en medio de insistentes rumores que hablan de una pelea con Rondo, Doc Rivers se va y, lo que es peor, se va sin decir ni pío. Abandona a los Celtics y los deja en un estado crítico de reconstrucción hipotecada, con mucho por limpiar y poco margen para hacerlo.



La puerta de atrás no debería estar reservada a gente tan inteligente y exitosa, tan profesional y admirable como Rivers. Sin embargo, se abre demasiadas veces para ver pasar entre su marco a personas de su valía. Una mala elección de tiempos y, sobre todo, taras en la comunicación conducen a este tipo de situaciones. Aun así, como aficionado de Boston, no me queda otra que darle las gracias y desearle suerte. Seguirá siendo un ejemplo de líder y un gran estratega. 





Unos que se van y otros que llegan. Probablemente el mayor activo del fútbol mundial de los que no visten de corto, Pep Guardiola, aterrizaba ayer en Munich para seducir a su nueva afición y afirmar, sin rodeos ni tapujos, que hay que jugar bien siempre, que hay que ganar siempre. Si hay alguien que pueda con el peso del triplete que logró el Bayern la temporada anterior ése es el entrenador catalán. Ahora, alejado de la contienda cainita, en España se alza una única voz, se expone un único discurso marcado por la admiración y el reconocimiento. Eso sí, Pep lo sabe, muchos están al acecho.



De la actualidad del baloncesto en España rescatar la gran actuación que está llevando a cabo nuestra selección femenina en el Eurobasket disputado en Francia. El grupo dirigido por Lucas Mondelo, gran motivador, afronta el choque de cuartos de final sin conocer la derrota. Gracias a una mentalidad defensiva y al talento de alguna de sus jugadoras el objetivo de la final parece cada día más probable.



Por otra parte, no quisiera dejar pasar la oportunidad de sacar a la luz la última gran ocurrencia relacionada con el mundillo de los entrenadores de baloncesto. Embebidos como estamos de las nuevas tendencias del marketing personal (darse a conocer, autobombo,...), el último reto de los alumnos del Curso de Entrenador Superior de Baloncesto (curso que espero realizar en la próxima edición) pasa por, cito textual, ampliar en más de 50 seguidores de baloncesto (serán válidos clubes, entrenadores reconocidos, periodistas, directivos, agentes y organizaciones de baloncesto) tu twitter, crear una página personal de Facebook o un blog personal y conseguir que tres entrenadores profesionales (en los tiempos que corren y los pocos que viven de esto) entren a visitarlo y lo valoren públicamente. Y claro, ahí andan los alumnos, habituados a pelearse con los chavales, las pizarras y los balones, enzarzados en la búsqueda de seguidores, arrodillándose (de frente o de espaldas según los gustos) delante de los grandes gurús de los banquillos rogándoles un follow, aunque días después les hagan un unfollow, creando con premura páginas personales a riesgo de dotarlas de contenidos improvisados o poco elaborados y rebajándose, en definitiva, para la realización de una tarea que si no es una novatada, debe ser el producto del consumo de productos alucinógenos.



Claro, si digo esto es porque este año no hago el curso. De lo contrario, he aquí mi gran personalidad, estaría pasando por aro, llorando por las esquinas y ofreciendo placeres asiáticos a los poseedores del grial (clubes, directivos, periodistas, entrenadores RECONOCIDOS,...). Y claro, si puedo decir esto, es porque no soy ninguno de ellos, porque me siguen cuatro amigos y porque no me conoce ni Dios. En fin, qué mundo y qué mundillo.



UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

5 comentarios:

Javier Palao dijo...

Iré por partes.

Ante todo, destacar lo desagradecido que es ser entrenador. Tú lo empiezas a saber tras una temporada dura con SM. Pero ya ves que en el mundo profesional no es mucho mejor, ser el gran DOC y que te usen como moneda de cambio para mantener a un IMBÉCIL como RONDO, no tiene nombre.

Las franquicias están más preocupadas por vender camisetas que por ganar anillos, y con esto se demuestra. Pues Doc es capaz de gestionar a cualquier plantilla con éxito, el anillo solo depende de la calidad de los jugadores, pero el playoff está garantizado. Sin embargo RONDO solo es capaz de gestionar su EGO, sus triples dobles y las broncas en el vestuario. Qué pena.

Por otro lado lo del curso de entrenadores es ABSOLUTAMENTE LAMENTABLE.

Se trata de formar profesionales, o de conseguir publicidad gratuita para la federación. Ya no saben que hacer para hundir más este deporte. Al fin y al cabo son casi políticos, buscando una butaca para sentarse por años sacando beneficio por poco trabajo mal hecho, mientras los que amamos este deporte nos desesperamos.

Pero dejaremos esto para otro debate, cuando nos regales un post como dios manda sobre las diferencias entre ACB y NBA en cuanto a marketing, comunicación y respeto al baloncesto.

Abrazos!

JJ Nieto dijo...

Creo que ha sido Doc el que ha pedido irse. No quería afrontar una nueva reconstrucción en los Celtics. Estoy seguro de que Danny Ainge le prefería a él antes que a Rondo (ofrecido en múltiples traspasos), pero a Doc no le apetecía regresar. Entendible y respetable, pero no precisamente una apuesta por Rondo.

Lo de la Federación sí que tiene un tufillo a eso. Si querían resaltar la importancia que tendrá en el futuro de los entrenadores el saberse vender podrían haberse inventado otra cosa menos absurda.

Sobre el post que me pides, pues quizá ahora con tiempo intente documentarme sobre los reglamentos y demás interioridades de ambas competiciones para ofreceros ese post que se merece el asunto.

Gracias Javi.

Pablo Pérez dijo...

Tengo que felicitarte por esta entrada Juanjo, ha sido una de las que más me ha gustado de las que he leído, y eso que hay muchas muy buenas.

No puedo opinar sobre el tema de Doc Rivers porque no conozco con precisión la historia Celtic de los últimos años, pero valorando la objetividad de sus resultados, me atrevería a valorar su trabajo como bueno, devolviendo a la lucha por objetivos grandes a una franquicia en decadencia y ganando (o por lo menos compitiendo hasta el final) cuando su plantilla lo permitió.

Pero sobre todo me ha gustado la parte donde hablas de la nueva tarea que han propuesto a los futuros alumnos del CES 2013. Es muy cierto que existe riesgo de crear blogs, páginas y demás dominios en Internet escasos de contenido y calidad única y exclusivamente para la realización de esta tarea, pero eso no me parece lo peor o el mayor peligro (todos hemos hecho trabajos para cumplir un objetivo de este estilo, véase realización de cursos de formación, ampliación de currículum, o aprobar carreras universitarias...), lo que más me preocupa es que esta tarea denota, en este mundillo y en otros, la importancia cada vez mayor de saber vender tus habilidades y capacidades ("postureo" podría llamarse, aunque se que no te gusta el término) por encima de lo que esas propias capacidades son realmente. Al igual que tú, hablo desde la poca autoridad que me da el hecho de que el día en que haga el CES, también realizaré este tipo de tareas con el fin de cumplir un objetivo (en este caso entrar y aprobar el CES) y que de hecho ayudaré en lo poco que pueda a los conocidos que lo harán este año a superarla, pero me sigue pareciendo lamentable la relevancia que se le da a este postureo, y este caso me parece un ejemplo más, aunque quizá por cercano me ha llamado más la atención. Pero bueno, como bien dijo Jose I. Hernández en aquella charla a la que tuvimos la suerte de asistir en Santa Marta, la clave del entrenador (y yo diría que de cualquier persona) está en su capacidad para adaptarse.

Un abrazo

Abraham dijo...

Primero dar la enhorabuena a Juanjo por otra gran entrada y por otro lado como estudiante actual del mismo CES que se está criticando y muy duro en las redes sociales, creo que me veo con el derecho de explicar un poco y aportar mi opinión al respecto.

Aclarar que desde la federación ya nos han comunicado que el objetivo real de este último reto, de tantos que hemos tenido que realizar, los cuales no se habla, ni nadie menciona, porque claro no son públicos, pero si, hemos tenido que estudiar basket, y mucho.

El problema ha sido como se ha tomado por parte de los alumnos, y como se ha planteado desde la FEB el reto en cuestión. La idea era plantear una creación de lo que llaman marca de entrenador en el exterior, que no es más que crear una imagen como cualquier trabajador al crear su curriculum o presentarse a un puesto de trabajo, en este caso pues a través de las redes sociales (que también se utilizan en otros ámbitos profesionales). La cuestión que muchos o todos los alumnos han visto sólo el numerito de 50 seguidores, antes que ver la idea de formar una imagen hacia el exterior de tu trabajo y tu formación como entrenador.

A mi, igual que a muchos me ha parecido una forma de plantearlo bastante erronea, pero lo que si me ha parecido erroneo es la dura crítica que se hace desde varios sitios, y desde varias personas que ni idea tienen de lo que está siendo el curso y sólo han visto la tonteria del twitter para rajar. Bien es cierto que personalmente ha habido retos que les ha faltado salsa, pero otros sinceramente han sido bastante buenos para poder plantearte ideas, retos personales y objetivos nuevos como entrenador, pero claro de eso nadie habla, nadie los ve.

No soy ni mucho menos defensor de la FEB, pero de verdad me parece igual de erroneo la crítica sin intentar informarse al menos de todo lo que ha llevado a la federación a plantear este reto.

PD: no es ni mucho menos personal Juanjo, pero quería aclarar un poco el tema y me pareció adecuado hacerlo en tu blog.

JJ Nieto dijo...

Como estoy bastante de acuerdo con lo que apuntas, Pablo, me centraré, si no te parece mal, en responder con mayor detenimiento al comentario de Abraham.

En primer lugar te agradezco las matizaciones y las puntualizaciones que aportas desde tu condición de alumno. Además, y éste no es un halago gratuito, me pareces uno de los tíos con mayor proyección en esto del BALONCESTO (no en el mundillo, que quede claro) y, por eso mismo, tienen mayor valor tus palabras.

Y sí, sobre la importancia que tiene labrarse un nombre, un currículum y una imagen poco se puede añadir. Por desgracia, hoy más que nunca, somos lo que parecemos y, aunque al final se descubra el disfraz, un atuendo bonito puede hacernos llegar muy lejos.

Acepto la rectificación de la Federación, aunque sé que no es producto de ninguna mala conciencia. Son más bien vuestras voces y vuestras quejas las que la han llevado a recular.

Disfrutad del curso, de lo bueno y de lo malo, compartid experiencias con otros entrenadores y debatid sobre el BALONCESTO en mayúsculas que para aprender lo que es el mundillo nos sobrará tiempo y nos faltarán ganas.

Lo dicho, muchas gracias por la puntualización y bienvenido sea el debate.

Publicar un comentario