He Got Game (Una Mala Jugada)



Antes de que el mundial de Turquía monopolice la temática de los post he decidido escribir sobre la última película relacionada con el baloncesto que he tenido la oportunidad de ver.

Jesus Shuttlesworth tiene una semana para tomar la decisión más importante de su vida. El mejor jugador de High School del país tiene que determinar en qué Universidad jugará la siguiente temporada.

Mientras, en la prisión de alta seguridad de Attica, su padre cumple condena por haber asesinado a su mujer, la madre de Jesus en un golpe de mala fortuna durante una riña doméstica. Jake, así se llama, es un frustrado jugador de baloncesto que trató a su hijo con férrea disciplina y rigidez. Ahora, tiene la opción de ver rebajada su condena si consigue que su vástago juegue para la Universidad en la que en el pasado lo hizo el gobernador del estado. Conseguirlo no le será nada sencillo porque Jesús ni siquiera le reconoce tras el incidente en el que falleció su madre.

El baloncesto es tema central de la película. Es la excusa perfecta para reflexionar sobre toda una serie de experiencias que rodean la vida de las futuras estrellas de la NBA. La fama, las mujeres y el dinero son atractivos demasiado fuertes para quien vive en la miseria y desde pequeño sueña con abandonar las profundidades de la Gran Manzana.

El turbio mundo de los representantes y de las compañías interesadas se entremezcla con los asuntos familiares. No es fácil tomar decisiones acertadas cuando el epicureismo se asoma a la puerta. No es fácil ser fiel a tus principios cuando el mundo que te rodea te incita a dejarlos guardados en un cajón. No es fácil tener éxito en Coney Island y sobrevivir en el intento.

Por lo que se refiere a los actores, Denzel Washington, en el papel de Jake (padre de Jesús) realiza un papel muy digno aunque, naturalmente, no a la altura de sus actuaciones en Philadelphia o Training Day por poner un ejemplo.

Sin embargo, el personaje principal no es interpretado por un actor profesional. Ray Allen encarna a Jesus Shuttlesworth y se le nota muy cómodo y no me refiero sólo a las escenas de baloncesto.

En la dirección, Spike Lee da muestras de su amor al baloncesto en una obra con sello propio. Su personalidad queda reflejada en variadas secuencias. Uno de los neoyorquinos más famosos del mundo nos enseña las luces y sombras de su ciudad sin complejos y a corazón abierto.

Si no tenéis grandes planes, ver He Got Game puede ser una buena opción para hacer más amena la sobremesa tras alguna comida familiar. No mucho más.

UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Sí señor, una de las películas que tengo pendientes. Ahora que las has comentado intentaré verla pronto. Un brazo.

Dani Legend

UnKasZ dijo...

la vi teniendo 17 años y me la gocé como un enano, quizás ahora la valore un poco más "adecuadamente". El papel de Rick Fox me pareció sublime y como funciona el tema de las universidades, sea o no verdad, alucinante. Alguien sabe la peli que salen Penny y Shaq? no recuerdo el nombre y el otro día se me cruzó...

Juan José Nieto dijo...

Creo que te refieres a "Ganar de Cualquier Manera". La veré y también tendrá su referencia en este pequeño blog.

En cuanto a He Got Game, no es una mala película. Pero claro, todo depende de cómo, cuándo y con quién la veas y, sobre todo, con qué otros títulos la compares. Ray Allen estelar jeje.

Un abrazo y gracias por los comentarios.

Anónimo dijo...

Jejejeje, gran pelicula, mejor director. Yo recomiendo también LOS BLANCOS NO LA SABEN METER. Un clásico de basket y algo de humor con Wesley Snipes y Woody Harlesson.

Saludos!!

Javi

Anónimo dijo...

Pues chavales, no se como carajo puedo verla.No la encuentro en ningun siitio

Publicar un comentario