Reflexiones en voz baja




Pau Gasol no va al All Star. Los técnicos de la NBA no saben cómo pararlo y aún así lo relegan a un segundo plano. Paseando anota veinte puntos y coge más de diez rebotes todas las noches. De espaldas a canasta no hay otro jugador como él. Desde el poste medio nadie comparte la bola con tanto gusto. Y sin embargo, los técnicos piensan que Bosh y Millsap se merecen más que él esta elección. Pero bueno, como intuyo que a Pau le da bastante igual acumular méritos de tan dudosa factura, no voy a indignarme por esta vez.

El jueves hubo un Djokovic-Federer. Me he enterado hoy. El serbio, que ahora mismo está jugando a un nivel de tenis desconocido hasta la fecha, se enfrentó al mayor esteta de la historia del deporte y me he enterado hoy. Mientras tanto, siguiendo la misma rutina de siempre, me he percatado, sin pretenderlo, de que se estaba jugando la Copa del Rey de fútbol y de que aún no tenemos gobierno en España. Joder, el jueves se jugó un Djokovic-Federer y me he enterado hoy.

El jueves pasado hubo un Real Madrid-Barcelona de Euroliga, es decir, de Copa de Europa de baloncesto. Tranquilos, me enteré ese jueves, aunque de casualidad. Es cierto que el calendario, que hace que se repita tan a menudo el enfrentamiento, le quita, por exceso de uso, valor a la rivalidad, pero de no haber sido porque se decidió en un “buzzer beater” espectacular de Justin Doellman, a duras penas hubiera cosechado veinte segundos de televisión mayoritaria. Mayoritariamente estúpida, digo.

Popovich se equivoca. No hay mayor pureza en su juego con dos interiores que en el polimorfismo cubista que plantean los Warriors. En la búsqueda del buen tiro, objetivo de todo ataque, toda estrategia es válida. Si Parker no la mete desde ocho metros, entiendo que los Spurs no planteen ese tipo de juego. La cosa es que Curry anda cerca del cincuenta por ciento en esas distancias. Lo cierto es que Green, un cuatro, puede subir la bola a alta velocidad y equivocándose muy pocas veces. Lo cierto es que la línea de triple lleva treinta y cinco años pintada en las canchas NBA y nadie, en estas tres décadas y media había utilizado esta arma con la eficacia y el esplendor de los Warriors. Aunque a Popovich le resulte excesivo y no le guste el circo.

Muchos amigos que ya peinan canas temen que el récord de setenta y dos victorias de los Bulls pueda caer este año. Se aferran al calendario, a que los Warriors aún tienen tres partidos pendientes contra los Spurs y otros tantos frente a los Thunder, pero por si acaso, en sus ratos libres, preparan un argumentario rancio basado en el nivel actual de la liga. Ya saben, “los de ahora no son como los de antes”. Para ellos, por el hecho de ser adolescentes en aquella época, el páramo en que se sumergió la liga durante la década de los 90 fue un jardín floreciente. Para ellos, por hallarse próximos a los cuarenta ahora, lo que hacen los Warriors es pachanguear; un juego de críos. Lo que de verdad siento es que la nostalgia les impida disfrutar de este aluvión de buen juego que, de prolongarse en el tiempo, la historia se encargará de poner en contexto. 



UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS.

3 comentarios:

Javier Palao dijo...

Hombre, acudir a un blog público para soltar nuestras conversaciones personales, no es lo más elegante y menos en el tono condescendiente que te permite la barrera protectora de la virtualidad.

Pero recojo el guante y corrijo algunas verdades a medias que pretendes asignarme.

1- No tengo ningún temor por el récord. 1º no creo en absoluto que vayan a conseguirlo ni SPURS ni GSW. Y 2º creo que los récords están para romperse. Kobe supero en puntos acumulados a MJ y no me puse ni colorado por muy fan que sea del 2º. Son los hitos lo que importan 6 anillos, 6mvp, defensor del año (sin duda el distintivo que ningún grande acapara), etc. Si te fijas salvo el record de anotación promedia de carrera 30,1. Jordan no tiene ningún otro récord personal. Y nunca le importó porque perseguía (en sus palabras) campeonatos y no récords.

2- No preparo ningún argumentario de ningún tipo. La liga está en su mejor momento desde la década de los 2000. Sin duda. La disfruto como nadie y adoro a jugadores como Kawhi, Durant, Westbrook, Butler, Cousins, Irving, Davis, Kyrie, Lowry, y nuevas promesas como Lilard o Anthony Towns. Pero eso ya lo sabes porque mil veces te lo he comentado, aunque insistas en hacer creer a los demás que no disfruto con la NBA actual. Por dios, si veo casi todos los partidos con el LEAGUE PASS!! Disfruto cada día "Y lo sabes"

3- La nostalgia invade a todo el mundo y a ti también te invadirá. Seguro que dentro de 20 años tú también dirás que como Curry no había nadie. Pero la tranquilo, darse cuenta de esas cosas llega con la madurez. ;)

4- Sigo pensando que el calendario les ha sido favorable y que ahora es cuando llega lo duro. 3 enfrentamientos con OKC en un mes y otros tantos con Spurs en el futuro. Veremos, mientras tanto algún equipo pequeño e irreverente puede rascar otra derrota al mejor equipo de la nba. Y te vuelvo a recordar como he hecho 1000 veces que una cosa es que GSW no me caiga bien y que sea más fan de POPS. Y otra muy diferente es que no me levante de la silla flipando con su espectáculo y reconozca sus méritos. No estoy ciego. Kerr me encanta, Green es espectacular y Curry el mejor tirador y más rápido que he visto. No soy tan necio "y lo sabes".

Javier Palao dijo...

PARTE 2: (perdón por el tostón)

5- Por supuesto no terminaré mi réplica sin dejar pasar lo del páramo de los 90. Como muchas veces te he comentado también. Las épocas son complicadas de comparar. Hay que valorar a cada uno en su época y lo único que comparo es la competitividad, el Basketball IQ y la dureza de los jugadores. Y te lo explico tan breve como me es posible:

En los 90 estaba prohibido defender en zona, lo que permite más tiros de 3. También se permitía el hand check y no existían los 3seg defensivos. Esas cosas permitían mucho más contacto y menos tiros. Y a la vez dejaban que cualquier pívot te esperara bajo el aro con un hacha. Los bad boys pueden ilustrar lo que digo con The jordan rules.

Por otro lado es cierto que el juego tenía algo menos de potencia física y quizás algo de velocidad, pero tenía el doble de inteligencia y técnica. De hecho antes habia muchos más pívots que sabían anotar de media distancia y ahora los De André y Howard inundan los puestos de All Star sin ni siquiera ser capaces de meter un TL. Lamentable.

Obviamente con los medios, preparación y conocimientos actuales, jugadores como Larry Bird hubieran prolongado su carrera en salud. Y físicamente cualquier Robert Parish hubiera podido pegarse con Cousins.

Pero no es justo comparar a un jugador preparado en la actualidad con uno de los años 60 donde usaban zapatillas de tela.... Imaginas a Curry jugando en los 60 con unas converse de tela?? Hubiera durado 2 partidos con sus tobillos de cristal, una corta carrera de 2 partidos.

A eso me refiero. Por tanto cada uno es el mejor en su época. Cuando le preguntaron a Jordan (mucho más respetuoso que Curry), sobre si él era mejor que Bill Russell, su respuesta fue: "no lo se, nunca nos enfrentamos".

Creo que esa es LA RESPUESTA. Si digo que me gusta más el dream team original al actual, no es solo nostalgia, es una cuestión de LECTURA de juego. Sigo pensando que se leía mejor el juego antes. Ahora se tira más de físico y tiro exterior. Por eso Pops y yo estamos de acuerdo.

Pero eso no significa que no disfrute de la actualidad.

Nada más, ya sabes que entro siempre al trapo, la próxima espero que sea en un bar, que es mucho más sano ;)

Un abrazo (y todo siempre con el aprecio que nos tenemos)

JJ Nieto dijo...

Javi, no miento cuando digo "muchos amigos". Espero que te tranquilice no estar solo porque el récord se tambalea. ¡Disfrútalo!

Publicar un comentario