¿Qué hay de nuevo viejo?







Me empeñé en decirte adiós y tú, pocos días después, vienes y me dices hola. Este argumento de canción de los Beattles, esta manera tan prosaica de desvirtuar una derrota que sonaba a despedida y este regreso anunciado únicamente por fuentes procedentes del gremio periodístico y por un sucinto “I´m coming back” en su facebook, definen la forma de hacer y de pensar del actual Kevin Garnett, ese dinosaurio de las canchas capaz de promediar más de 19 puntos y más de 10 rebotes en los playoffs.


Al 5 de los Celtics le ha sobrado verano para decidir el qué, el cómo y el dónde. Garnett no ha querido que el dolor de la herida abierta por los Heat desapareciese del todo antes de darle el sí a una franquicia a la que le ha entregado los mejores años de su vida. Un sí que no es sólo para la franquicia, que es también para la afición y que está dedicado a sus compañeros de equipo y, sobre todo, a su entrenador, a Glenn “Doc” Rivers, el principal responsable de que el equipo con más anillos siga siendo un faro dentro de una liga que aún permanece boquiabierta ante las exhibiciones de sus dos más rutilantes estrellas.

Por suerte la Sombra, como se le empezó a conocer en sus primeros años en la liga, no quiso cobijarse bajo la figura de un Lebron o un Durant para seguir ampliando su palmarés. KG prefirió escuchar a su corazón, a esas razones que nadie entiende y que quedaron simbolizadas en las lágrimas que a duras penas pudo contener Doc Rivers al saber que aquélla de Miami podía ser su última aventura juntos. Ahora sabemos que no lo fue, que habrá más cumbres que alcanzar, que surgirán, seguro, nuevas voces a las que callar.

Es más, esas voces ya están apuntando a la excesiva cuantía del nuevo contrato, 34 millones de dólares, y, especialmente, a su duración, tres años siendo este último opcional. Se cuestionan los kilómetros que llevan acumulados sus piernas, se duda del peso que ha jugado el rancio romanticismo en la decisión. Pero no. Doc Rivers no apostaría por Garnett sólo por la relación personal que les une. Priman los motivos deportivos, el hecho de que siga siendo uno de los cinco o seis mejores ala-pívot de la liga y uno de los tres mejores center. Ello, más el papel de tutor que puede ejercer sobre las nuevas perlas adquiridas en el Draft. Jared Sullinger, Fab Melo y también jugadores más veteranos como Jajuan Johnson podrán disfrutar de un Master avanzado en movimientos de espaldas y de frente al aro, en defensa de pick and roll, en comunicación defensiva, trash-talking, competitividad y, sobre todo, en ética de trabajo y sentido de la responsabilidad.

Lo decía el propio Rivers en referencia a Jared Sullinger. “Tiene grandes fundamentos, sólo nos queda enseñarle cuál es el Celtic Way”. Y qué mejor profesor para ello que Kevin Garnett, un chico de barrio nacido para jugar a esto que aprendió lo que es el baloncesto cuando ya maduro aterrizó en Boston, la capital mundial del esfuerzo y la pasión. La capital mundial de la victoria. 



UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

Entradas relacionadas: 


1 comentarios:

Javier Palao dijo...

Una vez más te apresuraste en tu predicción. Que no te pueda el ansia, ni la desesperanza.

Boston casi siempre sabe hacer bien las cosas. KG tiene basket para rato y lo demuestran sus 3 años de extensión.

El núcleo parece que permanecerá intacto, el draft parece que no ha ido mal, ahora solo queda un buen fichaje interior. Un pívot de garantías y un escolta finalizador para acompañar a Rondo.

Lo 2º es más fácil (hay miles), pero para traer a un Pívot de garantías (sobre todo físicas) deben quitar lastre: O'neil, Pavlovic, Green, etc.

Abrazos!

Publicar un comentario