Salvemos el baloncesto



Los parques vacíos, las audiencias de ACB tocando fondo, los clubes en concurso de acreedores y la NBA cerrada y no precisamente por vacaciones. El baloncesto cae en picado arrastrado por el contexto general. Es hora de proponer soluciones.

Cada vez resulta más complicado bajar con un balón a cualquier pista y jugar una típica pachanga de nivel. La comodidad de los pabellones, el notable aumento de las temperaturas en los últimos años, los horarios laborales y la pereza de quienes no trabajan están acabando con el inconfundible sonido de las suelas de las zapatillas rozándose contra los diferentes materiales de que se componen las canchas de nuestros parques.

El baloncesto profesional tampoco se salva. Los clubes apenas tienen dinero para pagar sus nóminas y la final de la segunda mejor liga del mundo sólo fue seguida por un 4,6% de share, audiencia más propia de las películas de la sobremesa de los domingos o de una carrera de caballos. El producto podría venderse mejor, es cierto, pero creo que el fallo está en el propio producto. La competencia es feroz con un deporte, el fútbol, que copa el interés informativo y mediático hasta límites insospechados. Su sencillez y la emoción de un resultado corto concitan la atención de una gran cantidad de espectadores que no desean más que pasar noventa minutos alejados de toda preocupación. Con esto no quiero desprestigiar al fútbol ni a quien lo sigue, sino que alabo la manera con la que alcanza tales cuotas de expectación.

El baloncesto es algo muy diferente, un cinco contra cinco, pero al mismo tiempo un doce contra doce, un duelo de banquillos en el que las decisiones de los entrenadores juegan un papel destacado. Un deporte que exige al espectador un grado mayor de atención, de dominio de las reglas, de experiencia e, incluso, de sapiencia. No es que sea un juego para entendidos, pero es más divertido si comprendes los porqués de todo lo que ocurre de manera tan concentrada en el espacio y en el tiempo.

Conocidos los pros y los contras, el estado actual de las cosas y, sabiendo que atravesamos por un período de crisis socioeconómico, es momento de buscar soluciones. Desde aquí os propongo que aportéis vuestras ideas para ver si entre todos podemos hacer que el baloncesto salga reforzado de este momento de impasse por el que atraviesa. He aquí unas pequeñas muestras:

1. Potenciemos el valor del deporte desde la infancia y no lo hagamos desde el punto de vista del deber, sino del querer. Los niños no deben hacer deporte para estar sanos, sino que el deporte es tan divertido que querrán practicarlo no como una medida de salud, sino como un fin en sí mismo.

2. Hay que fomentar la fundación de escuelas de baloncesto no sólo a escala municipal, sino también en el seno de los centros educativos como sucedía en un pasado no muy lejano.

3. Exigir a los medios de comunicación un trato más respetuoso para con nuestro deporte. No es mucho pedir. Simplemente queremos que la información sobre la jornada de ACB no se limite a una reseña de treinta segundos y que la NBA no se resuma en las tres mejores jugadas de la noche, la mayor parte de ellas mates estratosféricos que hacen que nuestros chavales identifiquen baloncesto con saltar muy alto y machacar muy fuerte.

4. Avanzar en la modificación de las reglas en pos de facilitar un mayor espectáculo sin perjuicio de que permanezca intacta la esencia misma del baloncesto. La implementación del reloj de posesión o las defensas ilegales que se sancionan en la NBA son unos buenos ejemplos de cómo con un poco de imaginación un mismo deporte se vuelve más atractivo.


5. Es tarea de todos los entrenadores enseñar a los chavales a disfrutar con aspectos de nuestro juego que no son la anotación. De esta manera el futuro espectador valorará no sólo una acción individual ofensiva, sino también una gran defensa, un rebote por colocación o una buena colocación del bloqueo. Sé que esto es complicado, pero yo renuncio a hipotecar la riqueza táctica de este juego sólo para que haya más cazurros en el bar viendo la tele detrás de una jarra de cerveza. Enseñemos, pues, qué es el verdadero baloncesto y será entonces cuando será apreciado en todo su esplendor.

Espero vuestras propuestas en todos los campos mencionados: baloncesto amateur, crisis económica, venta del producto, modificación del producto,... El baloncesto está necesitado de vuestros sabios remedios.

UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

9 comentarios:

Fervivaelbasket dijo...

Creo que no hay dudas de que este es el reto más difícil has propuesto en año y pico de blog,pero bueno,yo voy a dar mi opinión al respecto.
Lo primero mencionar que la ACB no se hace ver como producto atractivo.Tu mismo te viste disgustado por ver como Victor Sada daba más que hablar que Ricky Rubio,asi que si a un entendido le parece la ACB aburrida, imagina a alguien que no entienda. La ACB (y la liga femenina) debería aplicar más normas pro espectáculo tipo NBA,y aunque los que pensamos ser entendidos nos gusta tanto el ataque como la defensa, la probabilidad de que nuestra liga mejore a los ojos de los menos sabidos,es hacerla más espectacular, lo que conlleva complicar la labor defensiva y facilitar la ofensiva.(3 seg. defensivos, ampliar el ancho de las canchas...)
Decir tambien que si la final hubiese sido un Barça-Madrid o Baskonia es muy probable que los malos datos televisivos no serían tan agudos.
*Lo de la situación económica de los clubes es un problema general culpa de las malas gestiones y de la facilidad a la hora de dar créditos a los clubes, así que ahí no creo que podamos meter mano (en cualquier deporte).
*El look out se lo dejamos a los americanos, que en asuntos de manejo de capital en el deporte son mucho más coherentes que nosostros.
** Y pasamos al que para mi es el único punto que tiene solución, los chavales.
Es cierto que en su mayoría prefieren el futbol, pero es debido a que es lo que la sociedad les inculca,la solución es mostrales este maravilloso deporte y que aprendan a disfrutarlo, pero haciendo las cosas bien.
- Todos sabemos en la situación de crisis que nos encontramos, y que por ello no se pueden pedir grandes desembolsos al respecto. Esto lo digo por la sencilla razón de que se realizan campus o campamentos de baloncesto, que están muy bien, pero que se cobran a precios de caviar, y no puedes cobrar un producto desconocido a precios altos porque de lo contrario el producto no se vende.
En fin, la idea principal creo que debe ser la de abrir los colegios en julio y agosto, permitiendo a los chavales por una cantidad simbólica de unos 20 euros, por un par de días semanales durante 2 horitas (a ser posible que no pegue mucho el sol),el ser tutorizados por gente que entienda de baloncesto,realizando unos entrenamientos, unas pachangas y enseñándoles las nociones básicas del juego, para aprenderlo a disfrutar.
Con el tiempo se podrían crear varios niveles según la categoría o el nivel que tengan los muchachos.
No tengo duda de que esto funcionaría,ya que el problema de el baloncesto es que es el gran desconocido,pero que en cuanto lo descubres no lo puedes dejar... Y si no Juanjo mira los chavales que has entrenado estos 3 años, antes de estar tu con ellos ignoraban e incluso en algún caso despreciaban el baloncesto,ahora no pueden vivir sin el.
El problema para aplicar esto, se necesitaría gente que apoyase un proyecto así sin ánimo de lucro, sólo por el bien del baloncesto.

Seguro que vendrán ideas mucho mejores, pero alguien tendrá que abrir la lata jeje.

ANIMAROS A OPINAR, QUIEN SABE, A LO MEJOR ALGUNA DE VUESTRAS IDEAS REFLOTE EL BALONCESTO.

Javier Palao dijo...

Hola!

Yo no puedo arrojar mucha más luz que lo dicho ya en este post. Gran post, por cierto, sin duda todos lo tememos, sufrimos y pensamos.

Creo que hay 3 directrices principales para esto:

1- Inversión en la potenciación del deporte EN LOS JOVENES. Es la inversión más productiva y barata que existe... Si les ofreces una buena escuela de baloncesto, una buena liga escolar y potencias los valores del deporte, el equipo y la competición, puede que salgan tan apasionados como los estamos nosotros, y eso es el mejor factor de recuperación de este deporte, las nuevas generaciones.

2- En el baloncesto profesional... La ACB debe COPIAR LA NBA en el 99%. Es decir en TODO excepto en las reglas de pasos y dobles o (ahora) permitir a jugadores que no han pasado por la universidad (eso me parecía esencial y se nota un salto de calidad/cerebro entre los jugadores de los antes del 90 y los de después). Los jodidos españolitos de mierda (que somos), tenemos la manía de demonizar a los americanos cuando en realidad les vamos copiando en todo paulatinamente. A ver... Van 10 años por delante en CASI TODO, para que esperar 10 años en reconocer las cosas para luego copiarlos. Primero fue la posesión de 30 a 24s, luego los 4 cuartos... Ahora retrasamos un poco el triple y hacemos más grande la caja... Joder!! Qué orgullosos somos, y que ganas de querer ser especialitos y diferentes... Copialo todo de una vez y ya está. Garantizado el espectáculo... Canchas más grandes, para mejores ofensivas, eliminación de las zonas clasicas (por mi eliminaría la zona por completo, pero entiendo que tiene su atractivo táctico) y unas reglas más acordes para un baloncesto dinámico... La regla de los pasos en el suelo cuando te tiras a por un balón da asco y la eliminación del salto entre 2 también da asco. El salto es más emocionante y justo.

3- Finalmente, la publicidad, el marketing, la prensa y la estética... La imagen hay que cuidarla, y esos pabellones iluminados de pena, con esas canchas tan FEAS pintadas con unos colores de desprendimiento de retina... En fin. Paguen a unos diseñadores decentes para poner bonito su pabellón. Si el logo del patrocinador es feo, reorganicen la hubicación, o integren los colores mejor. La imagen por televisión ha de ser sugerente, para lo que también es esencial una buena REALIZACIÓN televisiva... Contraten a buenos analistas, proporcionen estadísticas decentes en tiempo real, hagan unas titulaciones de calidad y con buen diseño (y entendible), pongan las repeticiones cuando toca y no en mitad de otra jugada haciendonos perder medio partido por su falta de coordinación. Dejen 3 minutos y no 3 segundos para el baloncesto en las noticias, hablen de los fichajes, resuman los partidos y pongánle emoción a la competición para que la gente este informada y deseosa de seguir el basket... Porque con 30 segundos de resumen de una semana, y los 3 mejores mates de los más descerebrados no se muestra el baloncesto, y desde luego si el periodista no enfatiza ni una sola coma del texto, tampoco se puede emocionar uno...

Javier Palao dijo...

Para terminar...

Yo si me voy a mojar... El futbol está muy bien, pero siempre ha sido un deporte básico y bastante troglodita (no hay más que ver sus aficiones). El baloncesto siempre se distinguió porque había que tener una serie de conocimientos técnicos y cerebro para poder dedicarse a ello. Hasta los jugadores tienen algunas luces más a la hora de hacer comentarios o entrevistas. No todos llevan los cuellos de los NIKIS para arriba y el pelo de pincho. Es más en la NBA hasta les obligan a ir con Chaqueta en lugar de estar siempre en chandal fuera de la pista.

Sin duda no somos solo víctimas de la crisis económica, sino tambén de la crisis social. Una crisis en la que la gente ya no sabe escribir, no sabe lo que es una tílde, poner una coma o la diferencia entre "Q" y "K", una sociedad que no escucha música, oye a los triunfitos, una sociedad que no va a ver una película de cine, sino que se descarga SCREENERS de mala calidad para ver THE FAST & THE FURIOUS para ver tias medio desnudas (hasta ahí bien, jajajajaja), coches TUNEADOS y descerebrados dandose puñetazos, tras una frase lapidaria....

El problema es de base, o subimos el nivel, o solo nos quedará el fútbol, operación triunfo y la isla de los famosos donde, ya ni si quiera van famosos de 1ª categoría, si no sanguijuelas que viven de hablar de otros y lo llaman SU TRABAJO.

...Creo que ahora, me he enrollado de más.

Abrazos

Fervivaelbasket dijo...

Por desgracia, yo también temo que el fútbol es mucho más seguido simplemente por ser un deporte sencillo y que hasta un tonto entendería. Estamos acostumbrados a que en esta era en la que nos ha tocado vivir nos lo den todo hecho, y los niños se contagian tanto del síndrome ovejero de todos a una sin personalidad, como de la facilidad con la que se le puede pegar a un balón de pequeño frente a la dificultad de encestar un balón en un pequeño aro o botar con una sola mano.

Juan José Nieto dijo...

Muy interesantes vuestras reflexiones sociológicas y también el aporte mercadotécnico de J.Palao.

Sigo esperando más aportaciones de todos los que siguen este blog. Seguro que son interesantes y que, entre todos, podemos enviar un documento a los magnates de nuestro deporte para que tomen nota.

Un abrazo y gracias a los dos.

Chus dijo...

Aparecen Indignados por todas partes. Pues es que creo que no solo hay una crisis económica, sino como se ha apuntado ya antes, hay una crisis importante de valores.
Asi que yo apuesto por los chavales, por los parques y los coles, asi como por llevar el baloncesto a las zonas donde hay niños y jóvenes en situación de riesgo. Lo que pasa en la mal llamada élite, es una vergüenza y un mamoneo permitido por todos. Un abrazo

Explorador dijo...

Que deje de ser un deporte de entrenadores y pase a ser de los jugadores y del pueblo (esto queda muy demagógico, pero es así). Entiendo que existan las pizarras, pero cada vez que veo a un base mirando al entrenador para que este le diga la jugada me dan ganas de cambiar de canal, y muchas veces lo hago. Que se fomente el juego de ataque, odio la regla de poder rebañar el balón por encima del aro.

Que el físico no sea tan importante (esto es una etiopía, ya lo sé :DD)

Y bueno, no se me ocurre mucho más...espero que las vacaciones vayan bien. Un saludo :)

Javier Palao dijo...

De acuerdo con lo de la regla del rebaño de balón, asquerosa y con lo del base mirando al entrenador (en general).

Creo que los jugadores deben tener "cierta libertad" para que el juego sea atractivo y divertido. Los bases DEBEN MANDAR y puntualmente el entrenador marcara jugada. Pero si ya hay una estrategia de partido... El base decide.

No estoy de acuerdo con fomentar tanto el ataque... Hay que fomentar el ataque en equipo, pero la defensa es esencial para la diversión del espectador... O alguien se divierte viendo el ALL STAR GAME de la NBA.... ZzzZZzZz Mate Mate Mate, ALLEY HOOP, Entrada.... ZzZZzZzZzZ....

Abrazos!!

Juan José Nieto dijo...

La importancia del físico siempre estará ahí en todos los deportes. Es importante cuidarlo, pero una inteligencia fuera de lo común puede suplir muchas carencias (baste ver a Larry Bird. Magic Johnson tampoco era ningún prodigio).

Estoy con vosotros en que es fundamental introducir en el baloncesto FIBA la regla que impide barrer el balón en el cilindro originario que forma la prolongación del aro hacia el infinito.

En cuanto a la importancia de los entrenadores... A mí me gusta no sé si porque en cierta medida formo parte del gremio, pero me gusta hasta cierto punto. Lo mejor es que jugadores y entrenadores consensúen cómo atacar las debilidades defensivas del rival y cómo salvar las propias.

La conclusión, por lo visto, es que lo que más preocupa es el baloncesto de base y la acuciante crisis de valores. Yo no me resigno a que el baloncesto no pueda servir como terapia contra la pereza, el aburrimiento, o casos más extremos como los que menciona Chus.

Publicar un comentario