El malo anda suelto





Se nos muestran en el cine en planos contrapicados que agigantan su figura a nuestros ojos. Son personajes oscuros que, salvo en contadas excepciones, no admiten que sintamos compasión por ellos. De sus planes conocemos solo una parte y, la verdad, ya antes de que entrara en vigor el Código Hays (código de producción cinematográfico nacido en 1934 y que, entre otras cosas, impedía que el auditorio sintiera simpatía por los personajes que violentan la ley natural o humana), se encontraban condenados a salir mal parados al final de la película.

Aunque lejos del paradigma que inauguraron los Detroit Pistons de finales de los ochenta e inicios de los noventa, un equipo y un jugador representan como nadie en nuestros días el papel de villano en la NBA. Son los Cleveland Cavaliers y Lebron James un preciso ejemplo del antagonista por excelencia. Como el mejor Hannibal Lecter, generan un impacto en el espectador con su mera presencia, pero como el mejor Joker, están predestinados a sucumbir en una última batalla ante el superhéroe.

En el caso de los Cavaliers, sorprende verlos planeando bajo el radar, al margen de la confrontación de estilos que se anuncia para la final de la Conferencia Oeste. Es como si el mundo entero se hubiera vuelto protagonista del film e ignorara los planes del villano a pesar de que las pistas que va dejando son, hasta la fecha, muy contundentes. Seis partidos, seis victorias. Y no de cualquier manera, con récord de triples en Playoff incluido (25 en el segundo partido de la semifinal de conferencia frente a Atlanta Hawks).

Harían mal, el resto de equipos de la NBA, en ignorar al club de la lucha que ha montado Lebron James en el cinturón del acero estadounidense. Harto de perder y de ser mera comparsa en la entrega de galardones y en las apuestas, el chico de Ohio se halla inmerso en una misión junto a secuaces de la talla baloncestística de Kevin Love o Kyrie Irving. No faltan, además, matarifes con clase (JR Smith, Iman Shumpert) o sin ella (Dellavedova), tipos duros que no hacen preguntas (Tristan Thompson), agentes dobles soviéticos (Mozgov, Kaun), estilistas aterciopelados (Channing Frye) y veteranos del Vietnam (James Jones y Richard Jefferson). La mezcla parece idónea para asaltar el título, aunque antes deban rematar a los Hawks y hacer frente a Toronto o Miami en la final del Este.

Voy con los Warriors, lo reconozco, porque al ver su baloncesto reconozco los colores del Edén y me siento Adán por unas horas, pero respeto mucho a Cleveland porque al observarlos puedo identificar en los tonos de su camiseta aquellos a los que me enfrentaré cuando tenga que cumplir mi pena en el infierno.




UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO A TODOS

2 comentarios:

Explorador dijo...

Me parece un muy buen equipo al que no le doy muchas opciones contra cualquier campeón del Oeste, si no tienen lesiones graves ni se destrozan entre ellos. Su juego es efectivo pero me parece demasiado romo y no me emociona. Desde luego, admito que una buena historia no es posible sin un buen villano. Y estos lo son. Veremos.

Un saludo :)

AD MIRA dijo...

Yo no estoy de acuerdo, preveo unas finales igualadas en cuanto a tanteo tanto con Warriors o con Oklahoma.

PD En Toronto tengo muchos amigos...

Publicar un comentario