Cuentos de la Alhambra (II)



EL SUR


Nadal y Federer coinciden. Ambos se han hecho grandes mutuamente. De la lucha en la distancia, de la competición en la arena y en el cemento, se surtieron uno y otro en una especie de sinergia improvisada. Del mismo modo, disculpen si la analogía les parece forzada, el norte que ordena –que diría Benedetti en El sur también existe– engrandece con su presencia física a ese Sur que huele a jazmín y madreselva y que viene a ser, como afirma Borges a su manera, el propio poema.

Hace muchas horas, tantas que casi ni me acuerdo de haber estado allí, partimos del norte estepario habiendo dormido poco y mal a costa de una congestión ocasionada por una primavera que ha amanecido esquiva, casi ausente. Ello tras ver jugar a los Warriors como un equipo sin alma, como unos cuantos solteros con barriguita ante unos casados más hambrientos de juego. Como un cuerpo sin alma alcancé el autobús y entre cabezada y cabezada se me presentó el Sur como promesa, el Sur no solo como espacio icónico donde habita la leyenda, sino también como recipiente de guasa, de costumbres atávicas y extraña –por en desuso– hospitalidad.

En cuanto a lo deportivo, hoy jugábamos el partido más difícil; el del cansancio, el de la resistencia mental contra unas piernas que querían declararse en huelga tras horas transitando media España en autobús. Y se ganó, también en el marcador como objetivo secundario, que no menor en cuanto que acicate y señal que confirma que estamos en el buen camino.

Desde aquí, desde la cafetería del hotel, un diez para los chicos por no olvidar que es el baloncesto el que hace posible Granada, el que materializa todas las promesas que nos ofrece el Sur con solo existir.




UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

1 comentarios:

Javier Palao dijo...

Grandes noticias!!
Me alegro mucho de esta victoria, salir fuera siempre es positivo. He disfrutado con el vídeo de estas promesas, ojalá mantengan su pasión y quieran relevar a los veteranos que mantenemos el tipo hoy en día, porque talento tienen de sobra.

Sobre GSW, no estoy de acuerdo en absoluto, olvidas dar el mérito a SAS que anulo por completo la ofensiva GSW con una defensa de cambios directos inteligente, intensa y sin miedo.

Una defensa que llevo reclamando desde principio de año, es mejor una bandeja que un triple de curry y si Aldridge tiene que defender hasta media pista el cambio defensivo, no hay miedo porque las rotaciones funcionan.

Por otro lado las armas secretas de Pops fueron fantásticas con un Diaw inconmensurable y un Green que como tapado apareció en ambos lados de la pista para ampliar los recursos esperados de las estrellas de SAS. Duncan dando ejemplo de sacrificio y comprensión del deporte en equipo.

GSW también jugó una gran defensa, pero mostró sus debilidades tras casi caer en Dallas (lástima la lesión de Parsons en la primera parte y el horrendo partido de Deron), y después sus problemas para defender un juego interior potente.

En la vuelta seguramente tengan a IGGI y a Bogut, ese será otro partido totalmente diferente. Pero Pops sin duda ha dado con la fórmula para contener (algo) a los splash y Green. Veremos que nos ofrece Kerr.

Abrazos

Publicar un comentario