Fuego cruzado en LA





Preguntado Mike D´Antoni por la no presencia de Pau Gasol en el último cuarto del partido que enfrentó a los Lakers con los Memphis Grizzlies espetó algo así como: “Simplemente pensé: me gustaría ganar este partido”. Dos noches antes, tras perder contra Sacramento en un partido en el que Gasol sufrió a nivel atlético reconoció que el problema del jugador de Sant Boi es que “no tiene piernas”.

Pau Gasol, por su parte, tras admitir que su condición física ha de mejorar para adaptarse al sistema ofensivo (más bien ausencia de) que propone su nuevo entrenador, se quejó de que todas sus opciones de anotación se den a cinco metros del aro o tras pick and roll. Reclama, de manera bastante explícita balones en su hábitat natural, la zona. Y es que el Gasol de ahora no es el mismo que el que llegó a la liga hace más de once años. Hoy en día su juego es el de un cinco talentoso que sabe pasar y que de vez en cuando, no siete veces por partido, puede lanzar desde fuera.

Cabe suponer que D´Antoni está jugando a ser Phil Jackson picando a Gasol con sus comentarios en ruedas de prensa y medios de comunicación. Debe olvidar, imagino, que no tiene los mismos galones ni la misma reputación que el Maestro Zen y que a Gasol, toda esta clase de mensajes motivadores cada vez le agradan menos. Más le valdría al orgulloso inventor del “run and gun” reflexionar sobre la adaptación de éste a una plantilla veterana sobrada de kilos y falta de tiradores puros. Quizá debiera revisar los partidos de los Lakers de Phil Jackson haciendo coincidir a Pau con Bynum sin detrimento alguno para las opciones ofensivas de ambos. No estaría mal, tampoco, que echara un vistazo a la manera en que Sergio Scariolo consiguió acoplar en un mismo quinteto a los dos hermanos Gasol.

En fin, claro, tampoco estaría de más que Gasol adquiriera en su etapa de madurez como jugador, la ética y disciplina de trabajo de algunos de sus rivales en el poste medio. Garnett y Duncan, con unas cuantas primaveras más que el español, se machacan cada verano para llegar en perfectas condiciones a la competición. Para ellos, no por casualidad, el tiempo no transcurre tan deprisa. Para Gasol, en cambio, cada transición es como un puñal que se va clavando poco a poco en sus entrañas produciendo una merma notable en sus porcentajes de tiro y en su clarividencia durante el juego.

No soy el primero ni seré el último que piense esto, pero en LA soplan aires de cambio. Magic Johnson habla de Josh Smith, Mike D´Antoni se la prefiere jugar con un quinteto bajito y Gasol reclama balones dentro para jugar de espaldas al aro. Blanco y en botella... Traspaso. Traspaso, pero no de cualquier manera. Los Lakers quieren un jugador que pueda correr la cancha y lanzar desde fuera. Gasol, claro, ir a un equipo con aspiraciones al título. Los General Managers, por su parte, pondrán muchas pegas para asumir un contrato de más de año y medio a razón de casi veinte millones la temporada. Que no lo duden ni un segundo en LA. El Pau Gasol que un día les convirtió en candidatos a todo aún tiene la capacidad de generar el mismo efecto en unas cuantas franquicias de la NBA. Que se lo piensen muy bien. 



UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Sí señor, buen resumen de la situación. Coincido en todo.

Abrazos

Dani Legend

Frank Bermúdez dijo...

Sin duda, que buen resumen como dijo Dani....

Javier Palao dijo...

Coincido, salvo en un par de apuntes.

1º Creo que es pronto para hablar de traspaso, sin duda LAL va a intentar aprovechar a Pau, ya que sigue siendo su mejor valor después de Kobe, que ya ha dicho que intentará buscar más a Pau en el poste bajo.

2º Aprender de Scariolo, jajajajajajajajajaja....

Abrazos!!

Publicar un comentario