El Padrino IV





Cinco partidos. Doscientos cuarenta minutos de juego ha durado el proyecto 2.0 de Mike Brown en los Lakers. Tanto como la paciencia de la familia Buss, la verdadera mano que mece la cuna de este equipo pese a la presencia de Mitck Kupchak como gerente general y director de operaciones.

Puede ser que el talento de Mike Brown como técnico no estuviera al nivel del de su plantilla. Sin embargo, llama la atención que se le dejara comenzar la temporada, que no se invirtiera durante el verano en un entrenador capaz de tomar el mando desde un principio. Ahora D´Antoni se encuentra con un equipo plagado de estrellas, motivado tras el cambio de técnico, pero virgen en cuanto a la construcción de una química de grupo que es esencial a la hora de afrontar una temporada NBA con garantías de título. Harán falta grandes dosis de carácter latino para reconducir las peligrosas inercias de una plantilla diseñada para ganarlo todo en un momento, eso sí, en el que la nave angelina parece estar abandonada a su suerte. Cómo, si no, se explica la elección de un perfil tan opuesto de entrenador. Cómo, si no es porque el barco navega sin timón ni timonel, se puede interpretar un cambio de registro tan notable entre un entrenador que ha bebido de las fuentes del General Popovich, y otro que planteó, durante su estancia en Phoenix, un modelo de “run and gun” tan espectacular como ineficiente a la hora de luchar por los títulos. 



Ahora Nash cuenta con unos años más. Ya no es aquel base eléctrico capaz de correr la cancha tomando decisiones a toda velocidad. Seguro que su presencia, su voz y su voto han tenido mucho que ver en la contratación. En el base canadiense deberá apoyarse D´Antoni para tratar de inculcar su filosofía en una plantilla acostumbrada a jugar a un ritmo de juego muy lento, casi parsimonioso. Un equipo, además, que cuenta con dos de los mejores pívots del campeonato y que por esta misma razón apuesta por un juego con dos interiores casi antediluviano. Con los dos cracks en la cancha al mismo tiempo, en esa guerra por los espacios que es el baloncesto, los Lakers se hacen el hara-kiri. Howard acapara mucho juego en el poste medio y Pau ya no tiene el primer paso que le hacía pasar por alero en sus tiempos mozos. Pero si la búsqueda de espacios es un problema, la lucha por la posesión del balón también tiene miga. Tanto Nash como Kobe han labrado una carrera de leyenda a base de amasar la bola durante quince segundos por posesión. Ahora, salvo que cambien las reglas, uno de los dos se verá abocado a reconvertir su juego y ceder en beneficio del colectivo.

Yo, en inglés o en italiano, al estilo Popovich o D´Antoni, a tenor de lo visto e intuido, sigo apostando mis ahorros, mi crédito y mi honor en contra de unos Lakers que están tan intervenidos como lo puede estar la economía griega por el egoísmo y la búsqueda mal entendida de la gloria por parte de su jugador franquicia, un Kobe Bryant que debería dedicarse a anotar en vez de a urdir en la sombra motines en contra de entrenadores que intentan hacer lo mejor posible su trabajo.

UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO

4 comentarios:

Explorador dijo...

La última frase es un mazazo. No sé si es cierto, supongo que algo hay. Lo cierto es que jugaban fatal, y no toda la culpa podía ser del entrenador. D´antoni...no sé, no me parece el ideal, pero Sloan es un tipo brutalmente honesto y PJ está por encima de todo, así que no iban a dejarse mangonear. Lo cierto es que el talento de ese equipo es muy alto, la cuestión será saber dosificarlo...y luchar contra una presión que ahora se ha aumentado sensiblemente. No ceo qe Gasol termine la temporada en LA, sólo espero que lo traten como a un profesional y lo traspasen cuando quieran o puedan pero que no estén especualando 4 meses incansablemente. Y veo a Miami demasiado fuerte para todos los demás...veremos.

Un abrazo :)

Javier Palao dijo...

Sin duda para mi son todo buenas noticias.

Si PJax hubiera aterrizado en LAX seguramente el equipo fuera candidato al anillo, sinceramente creo que es el único capaz de gestionar esa plantilla, esos egos y esos espacios. El triángulo ofensivo unido a la libertad de su sistema, permite que todos toquen el balón de 3 en 3. Permitiendo pick & roll para Nash y los pívots con algún tirador abierto como 2ª opción, o permitiendo un aclarado para cualquier estrella si no sale la 1ª puerta atrás.

Sin embargo D'antoni, es famoso por su NO DEFENSA, la misma de Nash, la misma que el banquillo completo de LAL. Un desastre de Howard, que parece involucionar desde que llego al púrpura y oro, no ayuda a las piernas gastadas de Pau, Kobe y Artest (MWP), que parecen agotados cuando Howard pierde su 4º balón consecutivo por falta de recursos o personales ofensivas.

Si no tienen armas para frenar a bases rivales tipo Paul, Rose o Westbrook, lo tienen mal para pasar de semis.

Bien para mi que no quiero que Kobe gane más anillos pese a la intención de algunos de compararlo con MJ en este campo. Pero bien es cierto que siempre se ha rodeado bien, P-Jax, Shaq, Payton-Malone, y ahora esto. En fin, creo que juntar cromos no es la manera de ganar anillos. Así no hay química, no hay mérito. Se hace cantera, equipo, se fichan complementos y se hace una dinámica desde un director en el banquillo. Así se hace.

Pau no se va a mover de LAL seguramente para desgracia de todos los españoles, ya que ha hecho una buena amistad con Kobe y este le protegerá. Pero si llegara el rumoreado cambio Studamire-Pau... Sería una bendición.

En cualquier caso, Brown es MUY MAL entrenador, siempre más pendiente de las cámaras que de su propio equipo. Bien por LAL al fichar a cualquier otro.

Por mi parte mis favoritos (para ver) este año son LA Clippers y NY Knicks. Qué divertidos y equilibrados!!!

Final... Difícil que cambien MIAMI-OCK, hoy por hoy pese al horrible comienzo de Westbrook.

Anónimo dijo...

1. No es verdad que hayan sido 5 partidos: Deberías incluir todo el año pasado que fue muy discreto y los partidos de pretemporada (de los 13 últimos jugados perdidos 12, sin contar el año pasado, ya con este equipazo).

2. Creo que tienes razón: los Lakers van a la deriva. Cambio de planes que sólo hubiera podido justificarse con la vuelta de Phil Jackson.

3. Creo que los Lakers no ganarán este año el anillo, es muy pronto todavía, el año que viene si continúa el núcleo de este equipo será otra historia.

4. Kobe Bryant: Que está cambiando su estilo de juego en beneficio del equipo es evidente, y si no mira nº de tiros y %. Kobe Bryant no sólo se dedica a anotar, es bastante más completo que eso, ahí sus promedios en su carrera. Pero de todos modos Kobe tiene más anillos que todos los Celtics actuales juntos, anota más que todos (incluido Pierce, que tiene peores porcentajes y menos puntos por partido) y tiene mil veces más talento que por ejemplo su base (al que en cuanto se le termine el físico se va para casa). Los jugadores de Bonston ni pueden soñar con lo que él ha conseguido.

En resumidas cuentas creo que el entrenador no estaba a la altura (por mucho que intente hacer bien su trabajo, ¡ah! Y Kobe también es un profesional con opinión e influencias, faltaría más). Me hubiera gustado mucho más Phil Jackson, daremos un voto de confianza al que llega.

Abrazos

Dani Legend

JJ Nieto dijo...

Bastante de acuerdo con lo que escribe Daimiel en su blog. http://blogs.canalplus.es/daimiel/2012/11/si-no-hay-t%C3%A9-me-pido-un-caf%C3%A9-corto-italiano.html

Publicar un comentario