El elixir de la vida




A estas alturas del cuento ya son pocos los lectores que aún creen en la vieja leyenda del elixir de la vida que habría de proceder de la piedra filosofal. En su búsqueda fallecieron muchos viajeros y científicos sin que, a fecha de hoy, se conozca la existencia de persona alguna que haya escapado a esa sucesión de eventos encadenados que implica nacer, crecer, reproducirse (opcional) y morir.

Sin embargo, debe de existir otro tipo de don, más terrenal y tangible, que dota a los seres humanos de una longevidad especial prolongando la vida o, en el caso de los jugadores de baloncesto, la duración de la juventud. Numerosos deportistas han ofrecido rendimientos excelentes a edades próximas a la cuarentena. En prácticamente todos los casos se observa una obstinada ética de trabajo, una genética privilegiada y, sobre todo, un amor indiscutible al deporte en cuestión.

Estos tres requisitos los reunía en grandes dosis Rober Parish. El mítico doble cero de los Celtics finalizó su carrera ganando su cuarto anillo en las filas de los Bulls aportando unos modestos 3 puntos y 2 rebotes de media a los que hay que sumar todos los valores que introdujo en un vestuario ya de por sí muy bien instruido. Lo hizo con 43 años y con las mismas 230 libras que lucía cuando empezó su carrera en los Warriors. 




El Pelé del baloncesto se llama Óscar Schmidt. No lo digo porque esté en la pugna por ser el mejor jugador de todos los tiempos, sino porque ostenta diferentes récords de anotación tan difíciles de comprobar como los de O Rei. El brasileño triunfó en Europa y regresó a su país de origen para dejar muestras de su clase hasta los 45 años. En su caso no se puede decir que se mantuviera en el peso, pero cuando se tiene una mano como la de Óscar Schmidt apenas hace falta moverse para ser una verdadera amenaza. 



Otro ejemplo paradigmático lo representa Chichi Creus. El base catalán nos dejó a los 43 años después de haber conseguido convertir al TDK Manresa en campeón de Copa y de liga demostrando que a este deporte, más allá de las limitaciones físicas, se juega con lo que hay entre sien y sien. 



Cabría imaginar que una de las posiciones más exigentes desde el punto de vista físico es la del jugador interior. Éste expone su físico contactando continuamente contra gente de su tamaño para ganar la posición cerca del aro. Además, suelen ser los protagonistas de los bloqueos y son los que tienen que cerrar la canasta forzando faltas en ataque. Sin embargo, muchos de los cuarentones de la historia del baloncesto actuaban en esta posición haciendo valer sus kilos y su experiencia. Al ya mencionado caso de Robert Parish hay que unir los nombres de Kevin Willis, Karl Malone, Piculín Ortiz o el propio Arvydas Sabonis. El primero contribuyó al título de los Spurs en 2003. El Cartero intentó hasta sus últimos días llevarse un anillo, pero la combinación O´Neal-Bryant-Payton y el propio Malone salió rana y nada pudieron hacer ante unos Pistons menos talentosos, pero mejor organizados. De Piculín sólo puedo añadir que debería haber seguido jugando. Cuando dejó de hacerlo empezó a moverse por mundos poco deseables y ahora está envuelto en una investigación por tenencia de drogas. El Zar Sabonis podría seguir jugando y aún dominaría el juego gracias a su portentosa visión del mismo desde el poste alto. 



Y si cerramos las páginas de los libros de historia y nos centramos en el presente hay que decir que Kurt Thomas es el jugador más veterano de la actualidad en la NBA. Su cotización sigue siendo considerable y todo parece indicar que será renovado por los Bulls. El segundo por edad es Grant Hill. El llamado a suceder a Jordan ha demostrado ser tenaz y testarudo. Aquejado de numerosas y graves lesiones a lo largo de su carrera, aún sigue paseando su clase por los diferentes pabellones de la NBA. Pero más allá de los casos aislados, si hay un equipo que puede ser calificado como de cementerio de elefantes ése es Boston Celtics. 34, 35 y 36 son las edades de Pierce, Garnett y Allen, el trío nuclear de una franquicia que se sigue considerando a sí misma como candidata al título. Si Pierce apadrina un programa de vida sana para niños, Garnett recorre las playas de Pasadena cada verano antes de que el sol haya aparecido en el horizonte. Y de Allen, qué decir. Si alguien ha estado jamás en posesión de la piedra filosofal, ese alguien ha sido Ray Allen. El 20 de los Celtics parece no envejecer y cada otoño aparece en el Training Camp con sus fibradas piernas listas y preparadas para asumir el 50% de la responsabilidad en un tiro en suspensión digno de ser enseñado en las escuelas. Su lucha por el anillo será también la de toda una generación de jugadores, la de los jovencitos que a finales de los 90 (Carter, Bryant, Pierce, Nowitzky, Duncan, Garnett, Iverson?) se atrevieron a poner en duda la primacía de Jordan y que ahora son unos maduros treintañeros que lucharán por mantener su estatus ante el empuje de los Kevin Durant, Derrick Rose, Chris Paul y compañía. Precisamente, el mayor exponente de madurez victoriosa lo representó un Michael Jordan que ganaría tres anillos consecutivos a partir de los 33 años. Eso sí, pocos jugadores han podido aunar de manera tan armónica la madurez física con la intelectual. Y es que cuando Jordan dejó de volar por el aire empezó a planear sobre las mentes de sus rivales. 



En contradicción con el caso de estos jóvenes veteranos, hay que lamentar la temprana retirada de Brandon Roy. El jugador de los Blazers abandona el baloncesto por molestias crónicas en sus dos rodillas. Apodado como “La Bestia”, Roy no ha podido demostrar toda la calidad que llevaba dentro y que sólo nos pudo ofrecer a modo de  (de enorme plasticidad y potencia) cuando su físico se lo permitió. 



Tanto la juventud como la buena salud son dos valores que se tienen o no se tienen. Si algunos tomaron la pócima de la eterna juventud, otros se cayeron directamente en la marmita. Sin embargo, mi pequeño homenaje va también para quienes eran alérgicos a su olor, a quienes no fueron bendecidos por la fortuna y tuvieron que abandonar el deporte sin haber podido desarrollar todo su potencial.

UN ABRAZO Y BUEN BALONCESTO PARA TODOS

9 comentarios:

J&J NBA dijo...

Tiempo hacia que no te comentaba, pero veo que esto no ha perdido la calidad.
Magnifica entrada

José Luis Jiménez dijo...

Totalmente de acuerdo con el anterior comentario.

Si me permites y aunque quizás con menos galones que los jugadores que mencionas en tu artículo, me gustaría introducir en tu lista a mi ya sabes querido, Charles Barkley. Nacido en el 63 y siendo su última temporada la 99-00 consiguió, con 37 años y tras una temporada con graves problemas de rodilla, los ya conocidos de espalda y jugar solo 20 partidos, una media de 14.5 puntos, 10.5 rebotes y un % de casi el 50 en tiros de campo.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Gran entrada!!
No deberíamos mirar el DNI, creo que se te ha olvidado uno de los grandes: Abdul-Jabbar (si no recuerdo mal acabó a los 42 años).
Aquí en España hemos tenido numerosos casos pero creo que hay que quitarse el sombrero con Creus porque dio lecciones de este juego hasta sus últimos partidos (se rumoreó incluso que renunció a ir a la selección el año en que ganó la liga con el TDK). El año pasado estaba en Manresa Larry Lewis con 40 años y en este artículo se habla de Lou Roe (http://www.acb.com/redaccion.php?id=81004), que sigue dando guerra en Argentina.

Un saludo y como tú dices, buen baloncesto.

Arturo

Explorador dijo...

Pobre Roy, con lo buen jugador que es...me quedo con Russell y Chamberlain, por supuesto. Cada uno a su personal estilo, demostraron o que significa ser grandes de verdad. Y sus últimos años fueron asombrosos.

Un saludo :)

Javier Palao dijo...

Merecido homenaje a los viejunos (me afecta directamente ya que en pocos días me paso a la edad de Cristo).

Me da bastante pena también lo de Roy, un tío al que respetaba al máximo ya que era humilde, serio y muy bueno (pasaba, tiraba, leía, penetraba, defendía...). Pero sobre todo NADA rapero en sus celebraciones, cosa que agradezco.

Por desgracia son varios los que han terminado pronto por su físico, pese a un prometedor talento.

Por otro lado mi admiración a los viejóvenes como Grant Hill, renacido tras recuperarse de sus tobillos de cristal, el gran Stockton que no bajo su nivel ni en su última temporada, el crack de Jason Kidd ganando su 1er anillo a los 38 y siendo una de las claves de la victoria, o como no, MJ del que os dejo esta joya de texto que ojalá Dani (que no sabe inglés) pudiera entender...

http://bleacherreport.com/articles/413765-michael-jordans-23-greatest-games-as-a-washington-wizard

Mo Sweat dijo...

Que grande lo de Creus !!!

Y yo lo viví desde muy cerquita... XD

La mala suerte provocó que Moses Malone no llegara a lo de Robert Parish, pero se llegó a retirar con 40 ya cumplidos y a los 37 aun había estado a muy buen nivel con los Bucks, solo que una hernia discal lo fulminó y a partir de los 38 ya no pudo hacer más que lo que hizo Parish en los Bulls, ejercer como mentor de los más jóvenes del equipo... Vaya usted a saber si de no haberse lesionado de aquella manera habría llegado a los 42 o 43 igual o mejor que el Jefe...

Aunque no mencionas al mejor de todos, al que más y mejor nivel llegó a mostrar pasados los 40... Kareem Abdul-Jabbar (Y al único ser humano capaz de ser MVP de unas finales de la NBA con 38 tacos).

Saludos.

Juan José Nieto dijo...

Pues sí, no sé por qué motivo mi subconsciente no me recordó la longeva y alargada figura de Kareem Abdul Jabbar, quien en su penúltima temporada en activo se hacía con el título de la NBA ante los Pistons.

En mi descarga decir que ya le dediqué un post al bueno de Kareem el pasado 27 de julio al que podéis echar un vistazo.

http://individualozona.blogspot.com/2011/07/el-cassius-clay-de-la-canasta.html

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho Juanjo.

Una lástima lo de Roy, que creo que hizo un gran partido en Playoff el año pasado.

Para tocar las narices un poco diré que la mayoría de los jugadores que han llegado a ser veteranos, jugaron todos los años de forma consecutiva, lo que carga mucho, supongo, tanto la cabeza como las piernas (y el resto del cuerpo). Te expone a lesiones, fracasos… La mayoría de los que has nombrado jugaron TODOS lo años seguidos. Jordan no, él descansó. Y en varias ocasiones.

Dani Legend

Javier Palao dijo...

Jajajajaja... Si te vale de excusa... Dani...

A ver que tal Kobe este año con 33 y habiendo DESCANSADO ESTOS MESES DE LOCKOUT supongo que como no tiene 38, con estos meses le valdrá para ganar MVP de liga, ALL STAR y FINALES como hizo jordan a los 35... Durante su 2º 3peat (Ah que Kobe solo tiene 1 3peat...) y su 10º título de anotación... Supongo que sí... Aún tiene unos años para igualar a MJ aunque ya ha jugado las mismas temporadas que él y no tiene el título de mejor defensor de la liga, pero bueno...

Por lo demás todos los veteranos que mencionó Juanjo son dignos de recordar, pero a la altura de Kareem y MJ ninguno, ni veterano, ni jóven...

Saludos!

Publicar un comentario